Desde Anerr, la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma, ha lanzado una serie de recomendaciones a las empresas del sector de la construcción, rehabilitación y reforma sobre como actuar ante la situación de emergencia que se está viviendo a causa del COVID-19.

Para empezar, debemos comprender que normativas aplica y cuáles no el artículo 12 del Real Decreto Ley 8/2020, del 17 de marzo. Y según esto, las causas de fuerza mayor son los siguientes casos:

  • Suspensión o cancelación de actividades.
  • Cierre temporal de locales de afluencia pública.
  • Restricciones en el transporte.
  • Restricciones de movilidad de las personas.
  • Restricciones de las mercancías.
  • Falta de suministros que impidan gravemente continuar con la actividad.
  • Contagio de la plantilla.
  • Aislamiento preventivo decretado por la autoridad sanitaria.

 

La construcción sigue a pesar del COVID-19

Por lo que, aplicando esto al mundo de la construcción, desde Anerr han comentado lo siguiente: «Podemos entender que concurre fuerza mayor si la obra se suspende, se cierra o se impiden los trabajos por falta de materiales, así como si existiera algún contagiado de Covid-19. Aclaramos que, dentro de los medios y equipos de protección que la empresa debe proveer a sus trabajadores dentro de una obra, no se comprenden ni los guantes quirúrgicos ni las mascarillas.«

Sobre el último punto, referente a las mascarillas, han querido recalcar el hecho. Dado todo el revuelto que ha dado y, sobretodo, la necesidad de estas que hay en los hospitales. «De conformidad con el artículo 13, del RD 463/2020, de 14 de marzo, de medidas para el aseguramiento del suministro de bienes y servicios necesarios para la protección de la salud pública, el Ministerio de Sanidad ha acordado que las mascarillas y guantes quedan reservados al personal sanitario. De hecho, la Guardia Civil está incautando mascarillas en aquellos centros y empresas donde no es necesario. Y las farmacias no pueden vender mascarillas a los particulares. Todo el material queda reservado para el personal y medios sanitarios. Teniendo en cuenta lo descrito previamente, aquellos trabajadores que se nieguen a desempeñar su trabajo porque no se les faciliten mascarillas pueden dar a entender una desobediencia frente al empresario y podría ser motivo de despido disciplinario.»

Finalmente, desde Anerr, han intentado poner remedio a una de las mayores dudas generadas: el desplazamiento al lugar de trabajo. Si es posible realizarlo en coche y cuantas personas pueden ir en el vehículo. Y de nuevo, basándose en el artículo 7.1c) y 7.2 del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, lo permite sin ningún impedimento o condicionante, salvo que el destino sea un centro de trabajo. Por eso motivo, y para evitar malentendidos con Policía y Guardia Vivil, recomendamos que la empresa facilite a sus empleados un salvoconducto indicando el nombre de la empresa y la obra a la cual se dirige su trabajador”

construcción

COMPARTIR