Según los datos que han hecho oficiales desde la Asociación Española de Proveedores de Automoción (SERNAUTO), tan solo el 3% de las baterías para los coches eléctricos son producidas en Europa. Por el otro lado, el mercado de este sector se encuentra centrado en Asia, más concretamente en China, amasando el 80% de la producción.

Por lo que, desde Sernauto creen que Europa debe utilizar la iniciativa «Europa de Baterías» -motivada por la Comisión Europea-, al igual que las estrategias nacionales, para lo que esperan que desde el continente Europeo lideren la tecnología de batería de la próxima generación.

En el país español, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha declarado que España debe tener un papel vital en la Alianza Europea de las Baterías. ¿El motivo? tiene varios de los actores relevantes en toda la cadena de valor de la industria del automóvil.

Desde Sernauto también han querido recordar que un coche medio contiene más de 30.000 piezas y el 75% de su valor final lo aporta la industria de componentes. Por lo que considera que «Todo el tejido industrial se enfrenta a grandes retos por el cambio de paradigma que está experimentando la movilidad.»

 

Los puntos vitales para la electrificación de las baterías

Sernauto ha traído la clave para la electrificación de la industria automovilística española. Donde destaca la necesidad de que los proveedores de componentes de vehículos reaccionen a tiempo con el fin de desarrollar capacidades nacionales y así atraer más inversores. Teniendo en cuenta que en España ya se producen varios modelos eléctricos.

Relacionado:  Los costes de la energía solar caerán un 60% en la próxima década

Desde la asociación también han dejado ver que los proveedores europeos deben tener acceso seguro a las materias primas y a los productos intermedios necesarios, independientemente de la procedencia, para fabricar baterías y otros componentes.

«En el caso de las baterías de los coches eléctricos, China es el mayor suministrador de estos materiales, de él depende el 70% de las exportaciones mundiales. Brasil, Estados Unidos, Rusia o Sudáfrica cierran el círculo. El riesgo de concentración de la producción está asociado en muchos casos a la escasa posibilidad de sustitución y el poco nivel de reciclaje.» Con estas declaraciones, desde Sernauto pedían ayuda para que la UE acceda a estos materiales.

Otras dos de las claves del nuevo paradigma que se presenta son: la innovación y el paso a una industria automovilística en la que el software se convertirá en un factor diferenciador. Sin olvidar del apoyo público con el que se conseguiría lograr los objetivos de emisiones de dióxido de carbono.

En este último apartado, se ha recordado que el 10% del PIB español depende del automóvil, por lo que se ha demandado al gobierno que colabore para crear un entorno más adecuado.

baterías

COMPARTIR