Desde Deloitte han realizado un informe titulado: Situación económico-financiera de las principales empresas del sector eléctrico en España. Este informe, que fue presentado en la jornada organizada por la Fundación Naturgy, destacaba el esfuerzo inversor de las cinco empresas principales del sector eléctrico. 

Esta inversión se ha dedicado mayoritariamente para afrontar los principales retos asociados a los cambios tecnológicos y al proceso de descarbonización que conlleva la transición energética actual. Según los datos recogidos en el mencionado informe, 11.021 millones de euros fueron invertidos en el sector eléctrico español en los últimos tres años. Cifra que representa un tercio de las inversiones realizadas, que asciende su número a 32.166 millones de euros.

Entre 2016 y 2018, la inversión que se realizó en I+D+I, fue de 1.150 millones de euros. De estos, casi una tercera parte fue para la actividad eléctrica española. En ese mismo período, la actividad eléctrica llegó a crecer hasta un 40%.

 

La economía del sector eléctrico

Por otra parte, la rentabilidad económica entre el 2016 y el 2018 fue de un 3,62% anual. Mientras, que en el mismo espacio temporal, la rentabilidad económica media de las actividades desarrolladas en régimen de libre competencia fue de 0,51%.

A lo largo del 2018, los resultados estuvieron ligados a los deterioros activos sufridos en el sector. Puesto que menos de la mitad de la cifra de negocios de las cinco principales empresas del sector eléctrico procede de su actividad en España. Dato que se ve reflejado en que de un total que supera los 96.000 millones, 41.000 vinieron de España.

Relacionado:  Vodafone Smart Jacket, la chaqueta inteligente que guía y protege a los ciclistas

Y del resultado neto global, el cual se aproxima en 3.155 millones, 53 millones provienen del país español.

También hay que tener en cuenta que en el 2018, la potencia instalada de energía renovable llegó a representar el 52% del total. Mientras que la producción con orígenes renovables alcanzó el 42%.

En el período que computa entre el 2000 y el 2018, la retribución específica tuvo un valor de 84.500 millones de euros. En el anual del 2018 se fue a 84.500 millones de euros.

Por otra parte, la diferencia entre gastos e ingresos del sistema eléctrico en los años entre el 2010 y el 2013 generó un déficit que se fue hasta los 40.300 millones. La otra cara de la moneda se vio en los siguientes cinco años, donde el sistema regulado vivió un balance positivo. Lo que ha dado lugar que la deuda pendiente se haya reducido a 16.602 millones de euros a final de 2019.

sector eléctrico

COMPARTIR