• El aumento de los volúmenes de datos, un cloud europeo seguro (soberanía de datos), una rápida modernización de los centros de datos y el aumento del consumo de energía son las tendencias en TI y centros de datos según Rittal para 2020. Por ejemplo, el uso de la tecnología OCP (Open Compute Project) y la recuperación térmica ofrecen soluciones a los desafíos actuales.

Los investigadores de mercado IDC (International Data Corporation) prevén que en 2025 las personas y las máquinas ya podrían estar generando 175 zettabytes de datos. Si almacenáramos todos estos datos en DVD convencionales, tendríamos 23 pilas de discos que llegarían hasta la luna. El promedio anual de crecimiento de los datos es del 27 por ciento y también conlleva un aumento de las exigencias en cuanto a las infraestructuras TI.

Dado que prácticamente ninguna empresa puede permitirse aumentar anualmente su propio almacenamiento de datos en casi un tercio, los administradores de TI confían cada vez más en los servicios de TI desde el cloud. Ya sea para almacenamiento o informática, ya hace tiempo que la tendencia hacia el cloud se está consolidando: una encuesta publicada en el verano de 2019 por la organización profesional ITK, Bitkom, y KPMG ha demostrado que tres de cada cuatro empresas ya están utilizando soluciones en el cloud.

Sin embargo, si utilizan soluciones en el cloud de terceros, ceden cierto control sobre los datos de su empresa, por ejemplo, la Ley estadounidense CLOUD (aclaración del uso legal de datos en el extranjero) permite a las autoridades de EE. UU. acceder a los datos almacenados en el cloud, incluso si está prohibido por las leyes locales en la ubicación donde se almacenan los datos.

«En el futuro, el éxito económico será sostenible si evoluciona a la par que una digitalización y una integración completa. Las empresas utilizarán sus datos cada vez más para crear valor, intentando acercarse lo máximo posible al tiempo real, por ejemplo, en el entorno de producción», afirma el Dr. Karl-Ulrich Köhler, director general de Rittal International. «La soberanía de los datos se está convirtiendo en un factor crítico para el éxito en la capacidad competitiva internacional», añade el Dr. Köhler.

 

Tendencia #1: Soberanía de los datos

La gestión autónoma de los datos se convierte así en un factor competitivo prioritario para las empresas, que se aplica a todos los sectores en los que la seguridad de los datos es una prioridad y el análisis de estos datos es decisivo para el éxito de la empresa: la atención sanitaria, la movilidad, la banca o el sector industrial. Las empresas se enfrentan a la pregunta de cómo pueden procesar sus datos de manera segura y eficiente, y si deben modernizar su propio centro de datos, invertir en infraestructuras Edge o usar el cloud.

El principal proyecto digital europeo Gaia-X, una iniciativa del Ministerio Federal de Economía y Energía de Alemania (BMWi), debería comenzar en 2020. El objetivo es crear un cloud europeo para una digitalización e interconexión seguras de la industria, que sirva como base para el uso de nuevas aplicaciones de inteligencia artificial (IA). En este contexto, Fraunhofer Gesellschaft ha creado la iniciativa International Data Spaces (espacios internacionales de datos). Este espacio de datos virtual permite a las empresas intercambiar los datos de forma segura, y también es compatible con una solución propia de plataformas (en el cloud) consolidadas (interoperabilidad).

Esto significa que los centros de datos más pequeños distribuidos geográficamente con pilas Cloud Stacks abiertas podrían crear una nueva clase de aplicaciones industriales que realizaran un análisis de datos inicial directamente en el lugar donde se generan los datos y utilizara el cloud para los análisis posteriores. Una solución sería ONCITE. Este Edge Data Center en el cloud (Plug & Produce) llave en mano almacena y procesa los datos justo donde se generan, para que las empresas conserven la soberanía de los datos al interconectar toda la cadena de suministro.

 

Tendencia #2: Estandarización del centro de datos con OCP

La rápida modernización de los centros de datos existentes es cada vez más importante para las empresas, ya que el volumen de datos que se debe procesar está experimentando un crecimiento constante. Los principales requisitos para la ampliación son una tecnología estandarizada, un funcionamiento rentable y una elevada escalabilidad de la infraestructura. La tecnología OCP (Open Compute Project) con distribución central de corriente continua en el rack de TI se está convirtiendo en una interesante alternativa para cada vez más directores de TI. El motivo es que los componentes de corriente continua abren un nuevo potencial para la optimización de los costes. Por ejemplo, todos los componentes de TI reciben un suministro de energía centralizado con fuentes de alimentación n+1 en cada rack. De este modo, se logra una refrigeración eficiente, ya que hay menos fuentes de alimentación. Al mismo tiempo, la elevada estandarización de los componentes OCP simplifica el mantenimiento y la gestión de las piezas de recambio. La ganancia en eficiencia es de un promedio que gira en torno al cinco por ciento de la corriente total.

Relacionado:  El precio de la luz baja un 15% respecto al año pasado

Rittal espera que para 2020 la OCP siga estableciéndose como una plataforma de sistemas universal en los centros de datos. Los nuevos productos OCP para la refrigeración de los racks, el suministro de corriente o la monitorización permitirán una rápida expansión con componentes de corriente continua. Asimismo, los nuevos productos respaldarán el concepto convencional de un suministro de electricidad de emergencia central, en el que se garantice el suministro de corriente mediante un UPS central. Esto significa que ya no es necesario proteger cada rack OCP con un UPS basado en baterías de iones de litio, como hasta ahora. La ventaja es que se reduce considerablemente la carga combustible en el centro de datos OCP.

 

Tendencia #3: Recuperación térmica y refrigeración directa de la CPU

Los centros de datos liberan grandes cantidades de energía al medioambiente en forma de calor residual. A medida que aumenta la densidad de potencia en el centro de datos, también lo hace la cantidad de calor que podría utilizarse para otros fines. Hasta ahora, sin embargo, el uso de calor residual ha sido demasiado caro, por ejemplo, porque rara vez hay clientes en las inmediaciones de la instalación. Además, un calor residual de 40 grados, como el que generan los sistemas de refrigeración de TI por aire, también es demasiado bajo como para utilizarlo de forma rentable.

Sobre todo, en el sector de la informática de alto rendimiento (HPC), los racks de TI generan unas elevadas cargas térmicas, que a menudo superan los 50 kW. Para el HPC, la refrigeración directa del procesador con agua es mucho más eficiente que la refrigeración por aire, por lo que hay disponibles unas temperaturas de retorno de 60 a 65 grados. A estas temperaturas, por ejemplo, se pueden calentar las aguas industriales o usar bombas de calor para alimentar una red de calefacción urbana. Sin embargo, los directores de TI deben tener en cuenta que incluso con la refrigeración directa por agua de la CPU, solo se puede eliminar aproximadamente el 80 por ciento del calor residual de un rack de TI. Para el 20 por ciento restante sigue siendo necesario disponer de una refrigeración de TI para el rack.

En la Cumbre Digital del gobierno federal de 2019, el tema de la recuperación de calor se debatió en el grupo de trabajo correspondiente, que mostró una gran necesidad de intervención. Por lo tanto, Rittal supone que, en 2020, muchos más directores de TI se preocuparán por cómo rentabilizar el calor residual desaprovechado del centro de datos.

 

Tendencia #4: Integración de entornos multicloud

Las empresas necesitan tener la certeza de que pueden operar sus aplicaciones en el cloud en plataformas estándar y en cualquier país. Para ello, se requiere una estrategia multicloud. Desde el punto de vista de la dirección, se trata de una decisión estratégica basada en el conocimiento de que su organización se convertirá en una empresa completamente digitalizada.

La excelencia en la experiencia del usuario se garantiza, por ejemplo, con el mínimo tiempo de retraso con las zonas de disponibilidad correspondientes (Availability Zone) a nivel local. Esto significa que las empresas eligen una o más zonas de disponibilidad para sus servicios en todo el mundo, según los requisitos de su empresa. El cumplimiento de los estrictos requisitos de protección de datos se consigue, por ejemplo, mediante un proveedor local especializado en el mercado objetivo correspondiente. Esto es precisamente lo que permite una estrategia multicloud abierta a los proveedores: combinar la densidad funcional y la escalabilidad de los hiperescaladores con la seguridad de los datos de proveedores locales y especializados como Innovo Cloud. Con solo pulsar un botón, en un tablero de instrumentos, con una persona de contacto, una factura y en el segundo en el que se toma la decisión comercial: esto es lo que ha convertido las estrategias multicloud en una de las principales tendencias para los próximos años, ya que la economía seguirá avanzando hacia la digitalización y con tecnologías nativas del cloud (aplicaciones diseñadas y desarrolladas para la arquitectura de computación en la nube), que aumentarán aún más las velocidades de sus propias bases de integración continua (CI) y entrega continua (CD). La automatización de los procesos de integración y entrega permite un suministro rápido, fiable y reproducible del software (Deployments).

Tendencias en centros de datos para 2020 según Rittal

COMPARTIR