Desde Iberdrola están entrando ya en el último sprint de su megaproyecto en Portugal. Se trata de un complejo hidroeléctrico de almacenamiento de energía a través de bombeo. Actualmente, ha finalizado ya dos tercios del complejo hidroeléctrico situado en Támega, al norte de Portugal.

Este avance ha provocado ejecutar ya 900 millones de los 1.500 que se habían previsto anteriormente. Ellos están destinados a la construcción de tres presas y tres centrales en Gouvães, Daivões y Alto Tâmega. La capacidad de esta llega hasta 1.158 MW, de los cuales 800 estarán destinados al bombeo.

La previsión para esta obre, que empezó allá por el 2014, está prevista que finalice en el 2023. Y que las dos primeras plantas, Gouvães y Daivões, entren ya en función en el 2021.

Gracias a los 1.158 MW que alcanzará, la compañía podrá superar los cuatro gigavatios de bombeo a lo largo de toda la península Ibérica. Que estarán repartidos 3.192 MW en el estado español y 880 MW en Portugal. Por lo que la península Ibérica se colocará como la gran batería del viejo continente.

Sobre este avance, la compañía afirmaba lo siguiente: “El almacenamiento que proporciona la tecnología hidroeléctrica de bombeo es clave para garantizar la estabilidad del sistema eléctrico ante la intermitencia de otras fuentes de energía renovables, como la eólica o la solar fotovoltaica, que están llamadas a desempeñar un papel clave en la transición energética que propiciará la descarbonización de la economía”

Actualmente, en España se cuenta con la mayor instalación de estas características a nivel Europeo. Estamos hablando de La Muela II, en el embalse de Cortes de Pallás, ubicado en el río Júcar. Su producción de 800 MW, por ponerlo en contexto, puede abarcar el consumo eléctrico de hasta 200.000 hogares.

Relacionado:  Nueva Tarifa de Precios Junkers 2017 con soluciones innovadoras y eficientes

Esta central de la Muela tiene cuatro grupos de turbinas reversibles dentro de una caverna que permiten aprovechar el desnivel de 500 metros existente entre el depósito artificial de La Muela y el embalse de Cortes de Pallás para producir energía eléctrica.

Las obras del proyecto

Como hemos mencionado anteriormente, el gran proyecto de Iberdrola cuenta con tres partes:

  1.  El aprovechamiento de Gouvães. Este es el más relevante de los tres e incluye una central de bombeo y un depósito superior. Por ello, dispone de cuatro grupos generadores que suman una potencia de 880 MW y que estarán alojados en una caverna subterránea con un volumen equivalente a 25 piscinas olímpicas. Esta central será reversible. ¿Qué quiere decir eso? Que podrá almacenar agua del embalse de Daivões en el de Gouvães. De tal forma que se aprovecharán los más de 650 metros de diferencia de cota entre ambos.
  2. La presa de Daivões. Esta central tendrá una capacidad de 118 MW debido a la instalación de tres grupos.
  3. La construcción de la planta y central de Tâmega. Contará con dos grupos que le proporcionarán 160 MW de potencia.

Lo que significará el proyecto para Portugal

Según las previsiones de Iberdrola, una vez construidas las infraestructuras, en Portugal tendrán la capacidad de almacenamiento suficiente como para llegar a dar servicio a dos millones de hogares durante un día entero.

Esto implicará, según la compañía: “Un incremento superior al 30% respecto a los megavatios de bombeo de los que dispone a día de hoy el país vecino.” 

 

Los otros proyectos de Iberdrola

Iberdrola cuenta también con otros proyectos en Portugal:

  • Capacidad solar para más duplicar su potencia renovable operativa en el país.
  • Proyectos de capacidad eólica en la región de Tâmega.

Iberdrola

COMPARTIR