Ha sido en Fuengirola, un pequeño pueblo ubicado en la costa del Sol. Su ayuntamiento ha tomado una iniciativa con dos grandes efectos. En primer lugar, porque mejora su eficiencia energética a grandes niveles y porque reduce hasta la mitad la cantidad de CO2 emitido. Y este cambio tan solo habiendo instalado la tecnología LED.

Según la alcaldesa de la ciudad, Ana Mula, este plan va a ser cumplido en un plan de cuatro años. Para ello sustituirán el 100% del alumbrado -consta de 12.500 farolas- que posee el pueblo por la la tecnología LED. Con este cambio, el ayuntamiento se ahorraría 473.858 euros anuales, ya que su consumo disminuiría en 3,5 millones de kilovatios al año. Lo que como consecuencia también proporcionaría un ahorro de 1.361 toneladas en las emisiones de C02 a la atmósfera.

El efecto de la aplicación de la tecnología LED

Ana Mula se ha pronunciado sobre este nuevo cambio. Destacando que «cuanto más desarrollada está una sociedad más energía necesita.» Hecho que tiene como consecuencia «una serie de problemas tanto a nivel económico, al aumentarse el gasto en el consumo energético, como a nivel medioambiental, debido al incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero».

Además, la alcaldesa de Fuengirola ha hablado sobre los objetivos de la ciudad en cuanto a a energía sostenible. «Teniendo en cuenta que el objetivo fijado para 2020 por el Consejo Europeo era ahorrar un 20% de la energía pública, podemos decir que Fuengirola va por el buen camino. Queremos ser una ciudad plenamente sostenible y respetuosa con el medio ambiente.«

Hasta la fecha, desde el año 2014 en Fuengirola ya habían implementado un total de 4.500 iluminarias con tecnología LED. Y con este cambio, habían dado con una reducción de la potencia instalada de 720.000 W. Lo que acabó suponiendo un 19% menos del consumo anual. O lo que es lo mismo, un ahorro de 206.025 euros anuales. Es por ello que Ana Mula ha declarado también que pretenden «ser mucho más ambiciosos en este asunto».

tecnología LED

COMPARTIR