Teniendo en mente el objetivo de reducir los costes de los paneles solares e impulsar el crecimiento de las instalaciones solares, unos investigadores del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y del National Renewable Energy Laboratory (NREL) han trazado una hoja de ruta. Esta se basa en fabricar células de silicio más delgadas sin que se vea mermada su eficiencia.

Hace 24 años, cuando el coste del silicio alcanzó su punto máximo debido a la escasez de suministro, las celulas de silicio más delgadas ya fueron exploradas. Pero sufrieron un problema: las obleas de silicio delgadas eran demasiado frágiles. Lo que acababa provocando que se condujese a niveles inaceptables de pérdidas durante el proceso de fabricación. Teniendo así una menor eficiencia.

Pero a día de hoy, con las nuevas investigaciones, se demuestra que ahora si hay formas de abordar estos desafíos. Gracias al uso de mejores equipos de manejo y algunos desarrollos recientes en la arquitectura de células solares.

Los investigadores de este estudio, publicado en la revista Energy and Environmental Science, describen su enfoque como tecnoeconómico. Por lo que destaca que las consideraciones económicas son tan cruciales como las tecnológicas para lograr la mejor asequibilidad de los paneles solares.

Relacionado:  El gasto energético se reduce más del 50% en toda Cataluña

 

El cambio en las células de silicio

Actualmente, las células fotovoltaicas de silicio cuentan con obleas de silicio que tienen un grosor de 160 micrómetros. Pero tras los nuevos avances, la propuesta de los investigadores trata de reducir este grosor hasta 100 micrómetros. Llegando a bajar hasta 40 micrómetros en algunos casos.

En el estudio se examinaron los niveles de eficiencia de cuatro variaciones de la arquitectura de las células solares. Donde se incluye las células PERC y otras tecnologías avanzadas de alta eficiencia.

El proceso para este experimento no será fácil ni barato. Será necesario realizar cambios en las grandes plantas de fabricación de paneles con el fin de adaptarse a las obleas más delgadas. Y aunque el proceso será costoso, los beneficios serán mayores.

El profesor  Zhe Liu, autor del estudio, habló sobre el tema: «Llevará tiempo desarrollar el equipo y los procedimientos necesarios para permitir el material más delgado, pero con la tecnología existente, debería ser relativamente simple bajar a 100 micrómetros.»

células de silicio

COMPARTIR