En una industria cada vez más futurista, el litio, cobre, cobalto, níquel, vanadio, silicio o tierras raras como el escandio, el itrio y lantánidos, son los minerales que cada vez son más demandados por un consumo mundial asociado a los desarrollos tecnológicos. Y es de esperar que, con una creciente demanda de las materias primas según pasa el tiempo, estos recursos cada vez sean más utilizados.

Para poder llegar a alcanzar el objetivo de cero emisiones de CO2 para 2050, en España deberán invertir en tecnologías renovables. Las cuales necesitarán una gran cantidad de minerales críticos para imanes y celdas de combustibles. Sobre este tema se pronunció Vicente Gutiérrez Peinador, el presidente de la CONFEDEM, “Las materias primas son necesarias para toda la transición energética. Y, por poner un ejemplo, aumentará mucho la demanda de cobre si se quiere electrificar toda la economía.”

La movilidad sostenible es la mayor prueba de ello. Ya que en la búsqueda de que en el 2040 todos los vehículos nuevos sean de emisión cero efectiva, necesitarán minerales críticos para sus motores eléctricos o para sus celdas de combustible de hidrógeno. A esto, debemos sumar que países como Francia o China también han presentado planes de cero emisiones, lo que provocará un mayor aumento de la demanda de minerales críticos. “Un vehículo eléctrico necesita cinco veces más cobre que uno convencional, lo que nos da una idea de lo que supone para nuestro sector el cambio de paradigma en la movilidad.” Aseguraba el mismo Gutiérrez Peinador.

Otro experto que ha hablado sobre el tema es: Andrew Bloodworth, director científico de minerales y desechos en el British Geological Survey de Reino Unido. Su opinión se basa en que: “Lo que probablemente debería preocupar a los países que quieren desarrollar vehículos que funcionan con baterías, son las materias primas necesarias para estas baterías: cobalto, níquel y litio. Necesitamos asegurar el suministro continuo de estos materiales y ser conscientes de que habrá una mayor competencia, si se quiere desarrollar este mercado.

Pero a todo esto, no hay que olvidar el otro factor importante: la digitalización. Esta es clave para la transición energética. Ya que cambia los activos físicos por electrónicos. Por lo que se tendrá que recurrir a una gran cantidad de minerales metálicos para los componentes energéticamente eficientes que solicita el hardware necesario.

La Oficina de Ciencia y Tecnología del Reino Unido presentó un documento donde demostraba que la variedad de materiales utilizados en los productos está aumentando con microchips que contienen alrededor de 60 metales en lugar de los 20 que necesitaban en la década de 1990. Lo que como consecuencia, la tasa de uso de metales ha aumentado en el último año, con más del 80% de la producción global total de elementos de tierras raras, metales del grupo indio, galio y platino ocurridos desde 1980.

Relacionado:  Tendencias en centros de datos para 2020 según Rittal

 

El mercado de los minerales

Aunque mientrastanto, el país Chino sigue siendo el principal productor mundial de minerales críticos. Actualmente, la República Popular de China es la principal productora de 31 de los 44 minerales críticos registrados en 2017 por parte de la comisión europea. Poniéndolo aún más en contexto, esto representa el 95% de la producción mundial estimada de galio, el 82% de tungsteno y el 71% de antimonio y elementos de tierras raras.

Esta situación podría acabar suponiendo un contratiempo para los suministros en Europa a causa de las recientes inversiones de China en tecnología cero. Según el análisis de GlobalData, se espera que China agregue más de 25 GW anualmente para 2030. Lo que supondría convertirse en el líder del crecimiento global de la capacidad solar fotovoltaica.

A causa de que China es un productor tan sumamente importante de materiales críticos, sus políticas comerciales tienen un importante papel en los precios y la disponibilidad de los materiales. Fue en el 2010 cuando el país Chino redujo las cuotas de exportación de metales raros en un 40%. Lo que como consecuencia hizo que los precios de algunos elementos de tierras raras aumentaran en la región de diez a 40 veces.

Aún así, la situación para España en el futuro podría ser favorable. Ya que es el país más rico de la UE en minerales metálicos, con lo que se podría convertir en el principal productor de las materias primas necesarias para todo el proceso de transición hacia la descarbonización. Tal y como afirmaba el presidente de la CONFEDEM.

En nuestro territorio se encuentran todos esos minerales. Y se evitarían las emisiones de CO2 del transporte marítimo que realiza largas distancias desde otros yacimientos, además se generaría empleo estable y de calidad y en zonas de la España despoblada. La decisión de la Unión Europea de aprobar un impuesto al CO2 para los productos de terceros países supone un gran beneficio para el desarrollo del sector nacional.”

minerales

 

COMPARTIR