Actualmente, la empresa Michelín cuenta con hasta 70 fábricas repartidas por los continentes Europeo, Asíatico y América. Y ha elegido su fábrica en el centro de la provincia de Valladolid para liderar la evolución tecnológica. Con esto, aparte de ayudar a las demás fábricas mundiales, desde la fábrica de Valladolid podrán ayudar a los otros centros españoles: En Vitoria, Burgos y Guipúzcoa.

Sobre este hecho habló el director de la factoría de Michelin en Valladolid, Bruno Arias. «Hemos iniciado este camino pero nos queda mucho por recorrer. Pensar en lo grande, empezar pequeño y desplegar rápido.» De esta forma reflexionaba el presidente de la factoría de neumáticos sobre la introducción en la industria 4.0. Y tal y como recalcaba el mismo Arias, este avance es una apuesta para mejorar su situación frente la competividad ante las otras empresas. «La apuesta es la mejora de la competitividad frente a otras empresas, pero sin olvidar la calidad del producto porque somos una marca premium

Además, el director dio la clave que debe tener cada empresa para introducirse en la industria 4.0. Contar con un roadmap. Este es la hoja de ruta que debe recorrer cada factoría para alcanzar el 4.0. También, tal y como recordó Arias, hay que tener en cuenta que Michelín apostó por una solución mixta en su central que coordina todas las acciones que se desarrollan en cada una de las fábricas del grupo, situada en Francia. «Cada factoría presenta a la central sus prototipos con los costes, las ganancias y los tiempos de aplicación para luego analizarlos y decidir

Relacionado:  Aragón se implica en la movilidad sostenible con su adhesión al proyecto Mobility City

En su charla, Bruno Arias, quiso dar importancia a los trabajadores de la factoría para este cambio hacia la industria 4.0. Valorando la plantilla innovadora con la que cuenta. Además de que este cambio, proporcionará una enorme mejora en algunos puestos de trabajo gracias a la llegada de nuevas tecnologías.

Michelín busca nuevos perfiles académicos

«La irrupción de las tecnologías de la industria 4.0 en todos los sectores demandará perfiles técnicos de este tipo de profesionales, algo que antes solo pedía la industria. Ahora, son carreras con un futuro profesional muy prometedor en todas las áreas.» Con esta frase, el director general pretendió incentivar a los alumnos para que se decanten por carreras de ingeniería.

Actualmente, según confirmó la consejera de educación, la Junta ya cuenta con programas para el fomento de las competencias de ciencias, tecnologías e ingenieras. «Los alumnos adquieren una formación mucho más orientada y adaptada a su futura empleabilidad» reafirmaba.

Michelín

 

COMPARTIR