Tras poner en producción las nuevas baterías en la factoría de Gíjon, la compañía de ArcelorMittal sacó el pasado 14 de enero la primera recolecta de coque. Hay que remontarnos seis años atrás para poder encontrar la última que se había conseguido.

Tras la primera deshorneada del primero de los 45 hornos de batería número uno, siguen todos las siguientes. Desde ese momento, cada horneada se realizará de forma regular cada 16 horas y media. Será en el segundo cuatrimestre del año cuando se pongan en marcha los 45 hornos restantes junto a la segunda batería.

El mismo 14 de enero, los 45 hornos de la reconstruida batería de coque número 1 de Gijón, recibieron la primera carga de carbón y hoy al mediodía ha salido la primera producción de coque que se utilizará como combustible en los hornos altos de Veriña, según se señaló desde la misma compañía de Arcelor Mittal.

Tras el cierre de las baterías de Áviles en octubre del año pasado, la siderurgia asturiana recupera su carácter integral. Puestos que Gijón concentra toda la actividad de cabecera. Incluyendo: baterías, sínter y hornos altos donde se produce el arrabio que alimenta las acerías. Además de dar gran parte del empleo.

Relacionado:  El sector eléctrico registra un desajuste provisional de 1.554,9 millones de euros

¿Qué da el arranque de las baterías de ArcelorMittal?

Con estas renovadas baterías, se reduce la dependencia exterior de la siderurgia asturiana, gracias a que el coque dejará de extraerse desde Polonia, se rebajarán las emisiones contaminantes con respecto a las viejas baterías de la región, reducen el trasiego de combustible, ya que se sitúan las baterías a pie de horno alto y se incrementan las posibilidades de aprovechamientos de los gases excedentes. Reduciendo así la factura eléctrica para los talleres y avanzar en la descarbonización.

Todos estos efectos se completarán en la próxima primavera. Momento en el que la batería número 2 dará comienzo. La capacidad de producción de coque por entonces será de 1,1 millones de toneladas al año. Dato que se acercará a los 1,3 millones que producen los hornos de alto rendimiento en Gijón.

arcelormittal

COMPARTIR