Con una preocupación por el cambio climático constante, aprovechar al máximo la energía solar, es una tarea vital y en la que los científicos cada vez indagan más. Los últimos en llegar han sido los científicos de la Universidad Tecnológica Chalmers, ubicada en Suecia, en la ciudad de Gotemburgo.

La nueva creación de estos científicos consiste en un un fluido químico que es capaz de almacenar la energía solar durante años que funciona como una batería recargable. Aunque en lugar de soltar toda esa energía como electricidad, la suelta en forma de calor.

La energía solar más duradera que nunca

Así es como lo han denominado desde la Universidad Tecnológica Chalmers, llegando a afirmar que es la técnica más eficiente y longeva -conserva la energía durante 18 años- hasta la fecha. ¿De qué está compuesto el fluido? Desde 2017 es una molécula en forma líquida que han estado trabajando para acabar componiéndola por carbono, hidrógeno y nitrógeno. De tal forma que al estar expuesta a la luz reacciona de tal manera que los enlaces entre sus átomos se reorganizan y se convierte en una nueva versión energizada de sí misma, llamada isómero.

Relacionado:  integra edificios INTELIGENTES y recursos distribuidos de energía

Explicado en palabras del profesor Kasper Moth-Poulsen, «La energía solar queda atrapada entre los fuertes enlaces químicos del isómero, y permanece allí incluso cuando la molécula se enfría a temperatura ambiente. Este sistema es muy robusto: puede soportar más de 140 ciclos de almacenamiento y liberación de energía con una degradación insignificante.»

Hasta la fecha, desde la Universidad de Suecia, han estado probando un prototipo en su mismo tejado de la facultad. Y por el momento, tan solo con los resultados obtenidos ya han recibido la llamada de diversos inversores dispuestos a lanzarse a por el proyecto.

A falta de que se acaben de realizar las inversiones, a priori, el propósito de esto nuevo invento es aprovechar a energía solar almacenada para la climatización de las casas y en diferentes usos industriales.

energía solar

COMPARTIR