Las tejas o tejados solares no son muy distintos a un panel fotovoltaico convencional en lo que a su funcionamiento se refiere. Su principal diferencia radica en su ensamblado: mientras los segundos están montados sobre un tejado ya existente, los primeros forman parte de la estructura del mismo desde su construcción.

Las tejas están formadas por células fotovoltaicas que al recibir la luz del Sol, crean un campo eléctrico capaz de producir energía eléctrica para se consumida en el edificio. Cada teja está conectada mediante cables con el panel de distribución eléctrica.

Para que el funcionamiento de las tejas solares sea óptimo, es necesario instalar un inversor que transforme la energía capturada por cada una de ellas en electricidad. La calidad de la energía conseguida a través del sistema solar está directamente relacionado con la cantidad de luz a la que las tejas están expuestas, por lo que obviamente está relacionada con el clima y la localización. Evidentemente, los días soleados será más eficientemente energéticamente que los nublados.

Para asegurarnos la máxima eficiencia, es esencial limpiar y realizar un mantenimiento adecuado de las tejas. Además, se recomienda elegir tejas solares que estén dispuestas unas junto a otras en lugar de superpuestas (a diferencia de las tradicionales), ya que esto evita la existencia de zonas sombreadas donde se capture menos o ninguna luz en absoluto.

¿Dónde deben ser instalados los tejados solares?

Este tipo de instalaciones fotovoltaicas son recomendables si hablamos de un proyecto de edificación nuevo.

Relacionado:  Fundación f2e, punto de encuentro entre las empresas y/o posibles clientes

Pese a que pueden suponer un ahorro de energía lo suficientemente grande a medio plazo, no son sistemas con un precio y coste de instalación bastante elevado; por lo que de momento son una solución generalmente empleada en edificios corporativos que buscan grandes estándares y certificaciones de sostenibilidad.

De todos modos, se espera y busca que con el paso del tiempo, este tipo de instalaciones sean comunes en todo tipo de edificios, incluidos viviendas, donde la reducción del consumo energético personal reduzca facturas e incremente la autonomía de las familias.

Ventajas de las tejas solares

  • Son una excelente fuente de energía renovable para zonas con muchas horas de luz natura.
  • Son más estéticas que los paneles solares tradicionales, dado que forman parte del diseño del tejado desde antes de siquiera empezar a construir. Hay tejas solares que incluso conservan la apariencia de la tradicionales de arcilla, siendo casi imposibles de diferenciar de estas.
  • Son una buena opción para rehabilitar edificios históricas y/o en zonas ídem.

Desventajas de las tejas solares

  • Son un producto nuevo y, por lo tanto, más caro que los paneles fotovoltaicos tradicionales.
  • Aún hay poco personal cualificado para instalar esta solución, estando el mercado copado prácticamente por Tesla Solar, Hanergy y Eternit.
  • A diferencia de los paneles solares, no pueden ser instaladas en ángulos que favorezcan una mayor exposición, por lo que su eficiencia es menor.

¿Cómo funcionan las tejas solares?

COMPARTIR