Con la llegada del frío se incrementan las denuncias por falsos revisores de gas, que hacen su particular “agosto” entre la población de avanzada edad.

Según Agremia (Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía), la mayoría de las personas mayores todavía desconocen los consejos de seguridad en el suministro o revisiones de los aparatos de gas. “Este desconocimiento provoca que la población más vulnerable ceda ante fraudes por amenazas de suspensión de suministro de gas, por ejemplo, en la temporada de más frío”, advierte Inmaculada Peiró, directora General de Agremia. 

Durante esta temporada se incrementa, además, el número de visitas de técnicos a los domicilios, “con lo cual hay que extremar las precauciones”, avisa Peiró.

Entre las situaciones más comunes de fraudes y, por lo tanto, las que requieren una mayor atención, destacan las siguientes: las falsas revisiones de las instalaciones de gas que, recuerda Agremia, se deben pasar obligatoriamente cada cinco años tanto en gas canalizado como envasado (butano o propano), visitas no anunciadas, empresas no oficiales, falsificación de carnés de instalador, etc.

Desde Agremia se recomienda divulgar e informar de estos consejos, sobre todo a las personas de avanzada edad que viven solas:

  • Desconfiar de personas que se hacen pasar por técnicos de la compañía de gas aun cuando vayan vestidos con logo identificable de la empresa e ir por parte del Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid. Si no le han avisado ni usted ha llamadopara que acudan a realizar la revisión periódica, no deje pasar a nadie que pretenda revisar su instalación, aunque le amenace con cortarle el gas.
  • Solicite al instalador que le muestre su acreditación oficial. En ella debe figurar el número facilitado por la Dirección General de Industria de la Comunidad Autónoma correspondiente.
  • Los falsos revisores simulan realizar una inspección de gas alegando que la instalación tiene un defecto grave. Presionan a los usuarios diciendo que de no llevarse a cabo la inspección y el consiguiente arreglo se pondrá en grave riesgo su seguridad y la de sus vecinos, que tendrán que cortar el gas o que serán objeto de fuertes sanciones económicas por parte de la Administración.
  • Si la instalación es de gas natural o de propano canalizado, tanto la empresa distribuidora como la empresa instaladora habilitada le comunicará por escrito su coste antes de realizar la inspección. Dicho coste se cobra en la siguiente factura de gas, nunca se paga en metálico y en el momento de la visita al instalador.
  • Si una empresa cuelga un cartel en su portal anunciando la próxima revisión, aunque sea en nombre de la distribuidora oficial, compruebe que es una empresa instaladora de gas habilitada. En la Comunidad de Madrid, Agremia pone a disposición de los usuarios un buscador de empresas legalmente habilitadas para realizar estas operaciones, adheridas al sistema de arbitraje de consumo y que han firmado el Código ético de la Asociación. No obstante, si no le avisan personalmente por teléfono o correo de que va a acudir un instalador a su domicilio, ignore ese cartel y póngalo en conocimiento de la Dirección General de Comercio y Consumo.
  • Cuando la revisión es de gas butano, es el consumidor quien debe ponerse en contacto con una empresa instaladora de gas y solicitar sus servicios (compruebe que está acreditada y dispone de seguro de responsabilidad civil en vigor). En este caso la revisión sí se paga en el momento.
  • Es recomendable verificar también si la empresa está adherida al Sistema Arbitral de Consumode la Comunidad Autónoma correspondiente, lo que le facilitará cualquier posible reclamación posterior.
  • Nunca muestre facturas ni facilite datos personales y bancarios, pueden usarlos para cambiar de comercializadora sin su consentimiento.
  • Ante cualquier sospecha de desconocidos que aparezcan en su domicilio, se recomienda llamar a la Policía, pues siempre la compañía distribuidora avisa de la inspección por correo postal e indica las fechas aproximadas de la visita y el coste.
Relacionado:  El Ministerio de Energía aumenta en 5 millones de euros el presupuesto del Plan Movalt para puntos de recarga

Agremia ha puesto en marcha, además, en colaboración con la Comunidad de Madrid y otras asociaciones (Sedigas) y empresas (Nedgia Madrid, Repsol, Madrileña Red de Gas, Redexis Gas y EDP) una campaña de seguridad para prevenir accidentes de gas en viviendas.

“Entre otros consejos, esta campaña incide en la vigilancia de la combustión –si la llama es de color azul esta es correcta, no así cuando es amarilla-, en la necesidad de no obstruir las ventilaciones obligatorias y cerrar la llave general si el usuario nota olor a gas”, señala Inmaculada Peiró.

En España existen más de 13 millones de usuarios de instalaciones domésticas de gas, 2,2 millones sólo en la Comunidad de Madrid, representando su uso más del 50% del consumo de energía de las familias madrileñas.

 

Sobre AGREMIA

La Asociación del Sector de las Instalaciones y la Energía es una organización empresarial cuyos orígenes se remontan a 1977. Agrupa a más de 2.000 empresas, lo que supone algo más del 85% de las que se dedican en la Comunidad de Madrid a este sector, en el que conviven empresas que realizan actividades de gas, fontanería, electricidad, climatización, refrigeración, calefacción, distribución de material, reformas y actividades comerciales.

Los instaladores promueven la prevención de la seguridad en las instalaciones de gas entre las personas mayores

COMPARTIR