El pasado 13 de diciembre de 2019 se cerró la central térmica de Alboño II, la última de su tipo que generaba energía mediante la quema de carbón. De esta manera, por primera vez en la historia, España tendrá un suministro eléctrico en el que este mineral no estará presente.

Aunque, para ser precisos, habría que decir que esto solo se ha cumplido dentro del territorio peninsular del estado español, puesto que en las Islas Baleares sí que se han suministrado, en parte, de energía eléctrica proveniente de la central térmica de Es Murterar, en Alcudia –  cuenta con de cuatro grupos de vapor que queman hulla, y de dos grupos de turbina de gas que utilizan gasóleo como combustible

En iElektro hemos ido informando durante todo el año de los que han sido los peores meses para el carbón en España desde que se empezase a producir energía gracias a su quema en el año 1949. Los compromisos alcanzados a nivel Europeo de reducir las emisiones de CO2, así como los bajos precios del gas, han hecho que las centrales térmicas hayan tenido sus cuotas productivas más bajas.

Eso, las pocas que seguían abiertas: como hemos citado en el anterior párrafo, los compromisos adquiridos para reducir la huella de carbono han hecho no solo que a nivel estatal se haya impulsado el crecimiento de la explotación de aquellas fuentes renovables de generación energética, sino que las propias empresas suministradoras sigan esta senda. Hace apenas una semana, por ejemplo, que informábamos sobre cómo Iberdrola cerraba sus dos últimas plantas térmicas en España, Velilla (Palencia) y Lada (Asturias).

Relacionado:  LEDVANCE condecorada por AECIM en la celebración del 40 aniversario de la Asociación

 

El reinado de las renovables

El mismo día que España consumía por primera vez energía eléctrica sin un origen carbonífero, las energías renovables se encargaron de suministrar más del 62 % de la energía demandada, con un gran protagonismo de una energía eólica que llegó al 42 %.

Si la eólica ha sido la gran protagonista de este 2019 que estamos a punto de cerrar, la fotovoltaica tiene pinta de ser su compañera de reparto en el futuro inmediato. Esta misma semana hemos conocido el dato de que España ha instalado el 25 % de toda la infraestructura de este tipo en Europa.

Según el «EU Market Outlook 2019-2023» de Solar Power Europe presentado durante el evento ‘A Solar-Centered Energy Mix to Fight Against Climate Change’ celebrado en la COP25, 2019 en Europa se han instalado un total de 16,7 GW – lo que supone un aumento del 104 % con respecto a 2018 -, siendo el español el mercado solar más grande del viejo continente gracias a la instalación de 4,7 GW.

COMPARTIR