Siempre que hablamos de metales, por razones tan históricas como obvias, tendemos a creer que el Oro, Plata y, quizás, Platino, son los metales más valiosos del mundo, pero el desarrollo de la una tecnología tan disruptiva como la informática ha cambiado miles de paradigmas, incluido el de la cotización de los metales.

Así, pese a que el oro sigue entre las partes más nobles de la lista, todos aquellos metales relacionados con la fabricación de materiales eléctricos y/o electrónicos, han ido escalando hasta lo más alto de la misma durante la última década.

Tal es el caso del ya citado platino, del litio, el cobalto… y el rodio.

 

El rodio

A noviembre de 2019, el Rodio es el metal más caro del mundo, con un precio que se ha disparado un 265 % durante los últimos dos años. Y los analistas esperan que esta tendencia continúe aún durante cierto tiempo.

El rodio es un metal precioso muy escaso en todo el mundo, se estima que una tonelada de corteza terrestre contiene apenas 0,001 gramos de este metal. No solo es escaso sino que en el mundo no existen minas de rodio sino que se obtiene como subproducto en la extracción de otros metales, como el platino (Sudáfrica) y el níquel (Rusia).

Relacionado:  El peso de la mujer se estanca en el sector del metal

Su uso es meramente industrial, salvo pequeñas aplicaciones en joyería – donde es empleado para hacer más resistente al oro.

 

Las políticas medioambientales son la causa de su alta cotización

Su elevado número de aplicaciones en el ámbito de la industria se debe a que es uno de los mejores conductores de electricidad, pero también es muy valorado por su ya comentada capacidad de aumentar la dureza de otros elementos. Por todo ello que se utiliza en aleaciones con paladio o con platino para lograr una gran resistencia a la corrosión.

Aunque también es empleado en el ámbito espacial, la aplicación que realmente explica por qué es tan cotizado en la actualidad es  su uso función como catalizador de gasolina para reducir las emisiones tóxicas de los vehículos.

Con las actuales políticas medioambientales de los Gobiernos, que no hace sino aumentar el control de emisiones, la industria automotriz necesita más cantidad de rodio para cumplir con la normativa vigente.

A esto hay que añadirle que Sudáfrica, el principal productor del metal más caro del mundo, está disminuyendo su producción a causa de la reducción en la demanda global de platino.

rodio, el metal más caro del mundo

COMPARTIR