• La Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado y la Federación de Áridos inician su campaña anual contra los productos de construcción ilegales para combatir la competencia desleal.
     
  • Peligro para la salud de los titulares de la obra, para la seguridad de la obra o destrucción de empresas y empleos entre los principales riesgos de utilizar productos de construcción ilegales.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado (Anefhop) y la Federación de Áridos (FdA) presentan su campaña anual contra los productos de construcción ilegales con la que instan a promotores y titulares de obra a elegir productos de construcción e instalaciones industriales legales “para reducir la competencia desleal, la instalación de centrales que no disponen de los correspondientes permisos y las que no cumplen con los requisitos legales actualmente en vigor”, explica Carlos Peraita, director general de Anefhop.

La campaña pretende concienciar sobre la necesidad de utilizar productos de construcción que cumplan con los requisitos legales que les sean aplicables y que se suministren desde instalaciones industriales legales. Del mismo modo, pretende persuadir a compradores de inmuebles o que contraten obras de que exijan a sus constructoras, contratistas o promotores materiales que acrediten su cumplimiento legal a través de la documentación obligatoria.

Las instalaciones de hormigón acreditadas por el RD 163/2019 o certificadas con el sello Hormigón Expert y los áridos con marcado CE son la única garantía del cumplimiento de las exigencias legales”, apunta Peraita, quien también detalla los principales riesgos de construir fuera de la legalidad para profesionales y público general:

  • Poner en peligro la salud de los titulares y de sus usuarios. Los productos de construcción ilegales no tienen garantías de que no emitan sustancias tóxicas o peligrosas para la salud humana, por lo que representan una amenaza potencial para los titulares y los usuarios.
  • Arriesgar la seguridad de la obra y de sus usuarios. El incumplimiento de la legislación y el uso de productos carentes de certificación oficial compromete la seguridad de las infraestructuras en términos de durabilidad y frente a accidentes (incendios, accidentes por pavimentos en mal estado…) o catástrofes naturales (terremotos, inundaciones, etc).
  • Perjudicar la calidad de la obra. Los productos de construcción e instalaciones industriales que no cumplen con el Reglamento de Productos de Construcción (305/2011) y la Instrucción Técnica EHE 08 y el Real Decreto 163/2019 del control de producción de los hormigones fabricados en central, respectivamente, carecen de todo control técnico y no acreditan el cumplimiento de los requisitos de calidad exigidos. “Esto altera la calidad de los materiales y de la obra donde se emplean, cometiéndose un fraude a los titulares”, añade Peraita.
  • Aumentar el gasto en mantenimiento. “Una obra de baja calidad reduce significativamente la durabilidad de la infraestructura, aumentando los gastos de mantenimiento en el futuro”, expone el directivo de Anefhop. A lo que añade que “también tendrá un mayor gasto energético”.
  • Destrucción de empresas y empleos. El uso de productos y suministros ilegales genera, directa e indirectamente, el cierre de empresas de productos de construcción, que se ven perjudicadas por la competencia desleal, con la consiguiente disminución de puestos de trabajo.
  • Renunciar a los derechos como consumidor y a los de los titulares de la obra. Un producto ilegal no tiene los elementos de información obligatorios sobre uso, prestaciones y propiedades, por lo que no ofrece garantía alguna de devolución o restitución en el probable caso de resultar defectuoso.
Relacionado:  El sarcófago de Chernobyl, el objeto de mayor tamaño jamás trasladado por el hombre

Desde la Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado y la Federación de Áridos consideran fundamental que promotores y titulares de una obra exijan al constructor productos de construcción legales y suministros desde instalaciones industriales acordes a la legalidad. Asimismo, piden a la Administración Pública que “realicen más controles y actuaciones sobre las instalaciones ilegales que a fin de garantizar la calidad y seguridad de las infraestructuras”, defiende Peraita.

 

SOBRE ANEFHOP

La Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP) representa los intereses de las empresas del sector del hormigón preparado en España desde hace 50 años. ANEFHOP, en su compromiso por reforzar la posición de liderazgo técnico y de calidad de las empresas asociadas, desarrolla el sello Hormigón Expert consistente en establecer una serie de requisitos de máxima seguridad, máxima calidad y protección del medio ambiente con el propósito de obtener la excelencia en la fabricación de hormigón preparado. En la actualidad cuenta con 258 empresas asociadas, 6 delegaciones territoriales y tiene su sede en Madrid.

 

SOBRE LA FDA

La Federación de Áridos (FdA) representa los intereses de las empresas productoras de áridos en España, tanto en el ámbito nacional como en el internacional. La FdA, constituida en 2007, asumen las competencias y las representaciones que hasta la fecha ostentaba ANEFA frente a la Administración Central del Estado y en las instituciones nacionales e internacionales.

La FdA representa un salto cualitativo y cuantitativo en el fortalecimiento de la representación del sector ante las administraciones e instituciones estatales e internacionales; gracias a su creación, el sector será oído con una sola voz, respetada y consolidada, que permitirá trabajar para satisfacer los intereses y competencias de las entidades que la integran. Aparte de esta labor de interlocución, la FdA no tiene entre sus objetivos ofrecer servicios a sus miembros.

En marcha una campaña contra los productos de construcción ilegales

 

COMPARTIR