Como muchos de ustedes sabrán, desde el pasado 14 de noviembre, más de 1.400 municipios españoles han comenzado a revisar sus antenas comunitarias. Lo que quizás no saben es a qué se debe este ajuste: la segunda parte del conocido como segundo dividendo digital, según el cual tendrán que mover los canales de TDT de la banda de 700 MHz a la de 600 MHz (de 470 MHz a 694 MHz), para liberar unos 100 MHz (de 694 MHz a 790 MHz) y poder efectuar el despliegue de la red 5G.

El proceso terminará el próximo verano de 2020, cuando las cadenas de televisión dejen de emitir en la frecuencia usada hasta ahora. No obstante, el 5G no llegará inmediatamente sino que antes ha de arrancar un proceso de licitación en el que los operadores de telecomunicación podrán recibir su asignación para prestar estos servicios 5G.

Además, el 5G es una tecnología aún en fase de estandarización y desarrollo, por lo que es muy poco probable que las operadoras puedan ofrecerla a los consumidores antes del año 2022; si no es más tarde.

 

A mitad de un largo camino

Todo esto se debe a que 3GPP (3rd Generation Partnership Project), la organización internacional encargada del desarrollo de los estándares de comunicación móvil, no ha publicado aún la última versión del estándar, y no se espera que lo haga hasta mediados de 2020.

Relacionado:  FENIE traslada al Secretario de Estado de Energía, Daniel Navia Simón, su propuesta de Autoconsumo

Este momento, y no otro, será el pistoletazo de salida para que los fabricantes comiencen a poner en el mercado móviles y equipos de red compatibles con el 5G; y para que los operadores despeguen sus redes piloto con capacidad para soportar las capacidades de esta tecnología, testeando su funcionamiento.

 

El IoT (Internet de las Cosas)

En este periódico ya hemos hablado en numerosas ocasiones de que las previsiones que hablan de 50.000 millones de dispositivos conectados para el año 2050. De lo que no se habla tanto es que es imposible alcanzar estas cifras con la actual red 4G.

Nuestra red actual tiene un ancho de banda de 1Gbps, lo que permite que solo un limitado número de usuarios puedan estar conectados a la vez al mismo tiempo en el mismo espacio – esta es la explicación a por qué notas que el internet de tu móvil va mucho más lento, o se cae directamente, cuando nos encontramos en grandes recintos deportivos, feriales, musicales, etc.

Con la tecnología 5G este ancho de banda llegará hasta los 50Gbps, permitiendo que un número mucho mayor de dispositivos puedan estar conectados a la vez.

COMPARTIR