Con el convencimiento de que la pobreza energética es una dimensión más de la pobreza, las autoras del estudio de la Cátedra de Sostenibilidad Energética del Institut d’Economia de Barcelona-Universidad de Barcelona, que analizan esta problemática desde las perspectiva de la renta disponible de los colectivos vulnerables, interpretan que la situación debería abordarse a través de políticas sociales que permitieran disponer de más recursos económicos y, adicionalmente, con medidas de eficiencia que permitan reducir el gasto.

De hecho, el estudio, que lleva por título ‘La pobreza energética en España: Aproximación desde una perspectiva de ingresos’ y ha estado dirigido por la catedrática María Teresa Costa-Campi, y elaborado por las investigadoras Elisenda Jové-Llopis Elisa Trujillo-Baute, concluye que un 22,1% de los hogares españoles en situación de pobreza energética cuentan con personas desempleadas, frente al 7,1% de los hogares que no se encuentran en estas circunstancias, ahondando en la probabilidad de que la situación de pobreza energética aumenta un 9,3% cuando el desempleado es el principal sustentador del hogar.

El estudio estima que, como media, la tasa de hogares españoles que se encuentran en situación de pobreza energética roza el porcentaje del 8,3%, con el pico máximo del 9% registrado en el año 2013. A partir de ahí, los niveles fueron en descenso hasta alcanzar un valor mínimo del 7,4% en 2017, lo que representa que, en cuatro años, unos 67.500 de esos hogares dejaron de encontrarse en esa situación.

 

Perfil de los hogares

Con la verificación de que la condición de desempleo del sustentador principal es el principal determinante de la pobreza energética, la investigación de la Cátedra de Sostenibilidad Energética ha podido dibujar un perfil preciso de los hogares en situación de pobreza energética, determinando que en su mayoría están ubicados en áreas rurales o con menor densidad de población; viven en régimen de alquiler; en edificios de 25 años o más, y en zonas con condiciones meteorológicas extremas de calor o frío. A ello se suma que se trata de hogares unipersonales o monoparentales, sustentados en buena parte por mujeres.

Relacionado:  La Rioja, dispuesta a subvencionar estudios para mejorar el suministro energético

El informe también cuantifica los niveles de pobreza por comunidades autónomas, al considerar la climatología un dato importante a la hora de fijar esos índices. La conclusión a que llega es que, en el periodo 2011-2017 con porcentajes medios de pobreza energética del 8,3%, la mayor tasa la registró Castilla-La Mancha, que con un 17,4% duplicó la media nacional. Por el contrario, Ceuta (3,3%), Melilla (4,7%) y Canarias (4,9%) fueron las comunidades con los perfiles más bajos.

En la parte destinada a identificar las posibles variables y medidas recomendables a adoptar para atajar este problemática, el equipo determina que, además de armonizar las cuantías mínimas de ayudas suficientemente elevadas en todas las regiones, e implantar políticas activas para la creación de empleo o ayudas a empresas para que incorporen a desempleados, hay que poner el foco en la educación, adoptando medidas que eviten el abandono escolar temprano.

También señalan la necesidad de facilitarles a los consumidores herramientas adicionales relacionadas con la comprensión de la factura energética e información sobre sus derechos, para que así puedan acceder a ayudas como el bono social, y un apunte más en relación a los hogares monoparentales y la posibilidad de ofrecerles incentivos fiscales.

Por último, advierten de que, en los hogares unipersonales, hay que considerar la edad, el género y las diferencias regionales en el diseño de políticas orientadas a reducir la pobreza energética, o introducir medidas novedosas, entre ellas incentivar la unión de hogares de personas mayores, compartiendo una vivienda o entre personas mayores y jóvenes, a fin reducir gastos.

El estudio ha sido publicado por la Fundación Naturgy y presentado en el transcurso del seminario celebrado sobre ‘Políticas y medidas contra la pobreza energética’.

Un estudio analiza la pobreza energética en España desde la perspectiva de las rentas familiares

 

COMPARTIR