La Basílica de Santa María la Real de Covadonga cuenta desde el pasado 23 de septiembre con un nuevo sistema de iluminación interior gracias a la Fundación Endesa. El proyecto, que tiene el objetivo de reducir el consumo energético y conseguir una mejor calidad lumínica en el interior del templo, se ha centrado en destacar los elementos con valor arquitectónico y litúrgico utilizando para ello iluminación LED de alta eficiencia.

Este nuevo sistema de iluminación ha sido presentado en un acto al que han asistido el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, el abad de la Basílica, Adolfo Mariño Gutiérrez, y el presidente de la Fundación Endesa, Juan Sánchez-Calero Guilarte.

 

Ahorro energético del 70%

La intervención artística en la iluminación interior de la Basílica de Covadonga se ha centrado en destacar los elementos con valor arquitectónico y litúrgico frente al resto del conjunto, utilizando para ello iluminación LED de alta eficiencia cuyo objetivo es el de optimizar el confort visual a través de una temperatura de color suave de 3.000 K.

Relacionado:  Schneider Electric mejora su EcoStruxure Microgrid Advisor para optimizar aún más los recursos energéticos onsite

Para ello, se han instalado 133 proyectores, 64 lámparas, 45 lineales, tira LED y 20 apliques de emergencia, con su correspondiente cableado, que suponen una potencia instalada de 5,2 kW y una reducción en el consumo de energía del 70% respecto a una instalación convencional. El ahorro en emisiones estimado será de 2,8 toneladas de dióxido de carbono (CO2) cada año.

La Basílica de Covadonga logrará un ahorro energético del 70% con su nueva iluminación basada en tecnología LED

COMPARTIR