• La normativa española permite el cambio del contador de la distribuidora por otro propiedad del cliente o de un tercero siempre que esté homologado, se pueda tener acceso a las medidas y se pueda supervisar su instalación
  • El cambio a un contador fiscal con telemedida permite conocer el perfil de consumo, detectar puntos de ahorro energético y mejorar la eficiencia de las compañías hasta en un 20%

Un 82% de las empresas españolas renuncia a ser más eficientes energéticamente debido a la creencia errónea de que el cambio de contador fiscal es ilegal, según un estudio de mercado reciente de la compañía de eficiencia energética Linkener.

Sin embargo, la legislación española reconoce el derecho del consumidor a tener el contador eléctrico en propiedad o en régimen de alquiler.

Lo que sí exige la Ley es que el nuevo contador fiscal de electricidad esté homologado, que se pueda tener acceso a las medidas del contador eléctrico y que se pueda supervisar la instalación del nuevo contador eléctrico.

Otro de los hándicaps de las empresas a la hora de abordar esta cuestión es que este cambio pueda producir un corte de luz de larga duración que interrumpa la actividad de la empresa y por tanto, pérdidas económicas.

Pero, “el cambio del contador fiscal no requiere de corte del suministro eléctrico en aquellas instalaciones con potencia contratada superior a 50kW. En aquellas con menos de 50kW, en caso de requerirse el corte, este se coordina con el cliente y no dura más de 15 minutos”, según explica el CEO de Linkener, Sergio Ferrer.

 

Telemedida y teleactuación

Los resultados de este estudio de mercado de Linkener muestran cómo hay un alto porcentaje de compañías que están perdiendo oportunidades competitivas ya que la energía supone un coste importante para cualquier empresa. Esto, unido a que en los últimos 5 años el coste de la facturación eléctrica se ha incrementado en más de un 50% convierte en vital el hecho de tomar medidas para ser más eficientes energéticamente.

Relacionado:  El Polideportivo Río Esgueva contará con iluminación Led

La telemedida permite la medición y visualización en tiempo real del consumo del contador fiscal que es el que se emplea para la facturación. La telemedida permite recibir facturas con lecturas reales por mes natural, validar de forma automática si la factura es correcta, la detección de excesos de consumo, disponer de medidas certificadas con las que poder reclamar en caso de daños por corte de suministro o sobretensión, conocer las medidas y conocer el perfil de consumo para que, junto a gestores energéticos, se tomen las decisiones oportunas para el ahorro energético.

Con la telemedida, las compañías pueden llegar a obtener ahorros energéticos de hasta un 20%.

Y no solo eso, “además, más que ahorros puntuales se generan ahorros prolongados en el tiempo, se contribuye a mejorar la economía de un modo macroeconómico y es beneficioso para el medioambiente”, advierte Sergio Ferrer.    

Sobre Linkener

Linkener se materializó en el año 2014 con su actual modelo de negocio. Su creador, un ingeniero industrial valenciano, encontró un nicho de mercado en la necesidad que las compañías tenían, en plena crisis económica, de reducir su factura energética a pesar de la dificultad que encontraban en el capital para acometer esta tarea.

La compañía cerrará el año con una facturación superior al millón de euros. Sus oficinas centrales están ubicadas en ‘Go Hub’, el espacio de 2.500 metros cuadrados en el que Global Omnium aloja en la ciudad de Valencia a cerca de 20 empresas especializadas en tecnologías disruptivas – machine learning, inteligencia artificial, big data, realidad virtual o robótica-.

Cuenta con 20 trabajadores que forman un equipo consolidado con perfiles altamente cualificados en el ámbito tecnológico. Linkener distribuye y comercializa sus soluciones tecnológicas a través de asesores energéticos, comercializadoras eléctricas, consultores o ingenierías cuyos clientes son empresas, industrias, corporaciones y edificios públicos en los que se pueden poner en marcha las soluciones tecnológicas que desarrollan.

El 82% de las empresas españolas renuncia a ser más eficientes energéticamente

COMPARTIR