Como todos sabemos, la factura eléctrica está dividida en dos partes: una fija en función de la potencia que tengamos contratada y otra variable dependiente del consumo. Generalmente, cuando un hogar español busca reducir lo que paga en su factura eléctrica, ataque esta segunda parte – cambiando de bombillas, electrodomésticos, hábito de consumo – pero es raro que cambie la potencia contratada.

Durante su primera legislatura, el Ejecutivo Rajoy incrementó el precio del término fijo (cada cliente tiene contratada una potencia y paga por ella) hasta más de un 100%. Según UNEF, actualmente España es “una excepción a nivel internacional“, ya que el peso de la parte fija es un 40% mientras que la media de los países de nuestro entorno está en el 22%.

Jorge Barredo, presidente de UNEF: “la revisión de la metodología tarifaria debe considerar los elementos de política energética necesarios para la transición, de forma que la tarifa resultante no sea una barrera a su implantación. Repercutir los costes del sistema en el término de potencia supondría un freno a las políticas más innovadoras identificadas en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, como son el fomento del autoconsumo y de la eficiencia energética

Relacionado:  Siemens colabora con Red Eléctrica de España para reforzar la red de transporte eléctrico de Lanzarote

En nuestro país -recuerdan desde la Asociación-, el reparto entre los términos fijo y variable de la estructura tarifaria actual es consecuencia de sucesivas subidas del término de potencia que se produjeron entre 2012 y 2015 “y que han producido una tarifa que envía una señal incorrecta al consumidor“. Según UNEF, estas subidas “obedecían a un objetivo recaudatorio, que trataba de aumentar los ingresos del sistema para disminuir el déficit de tarifa; y a un objetivo de política energética, centrado en frenar el desarrollo del autoconsumo”. La Asociación por fin concluye que “el actual contexto en el que se encuentra nuestro país es muy diferente, al estar marcado por la prioridad que la transición ecológica tiene en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y el nuevo marco regulatorio para el autoconsumo, y no justifica un aumento adicional del término de potencia de la factura eléctrica”.

Las claves del decreto de autoconsumo eléctrico

COMPARTIR