Más de la mitad de los consumidores en todo el mundo están utilizando dispositivos IoT (Internet de las Cosas) pero, sin embargo, el 64 por ciento de ellos ya han tenido problemas de rendimiento y hay temores generalizados sobre lo que podría salir mal – según una nueva encuesta de Dynatrace.

Durante dicho estudio se han entrevistado a más de 10,000 usuarios y los resultados revelan que las personas han experimentado un promedio de 1.5 problemas de desempeño digital diario, aumentando la frecuencia de los mismos de manera proporcional al uso de dispositivos IoT.

Dave Anderson, experto en rendimiento digital de Dynatrace, dice: “La cadena de entrega detrás de cada dispositivo conectado es extremadamente compleja. Las empresas ya están luchando con la complejidad de la nube, pero la IoT magnifica esto mil veces con sensores, masas de datos nuevos y cargas de trabajo en contenedores dinámicas.

Los consumidores ya están informando de problemas con todo, desde aplicaciones médicas, medidores inteligentes, cerraduras de puertas de automóviles y asistentes personales virtuales, hasta termostatos inteligentes y refrigeradores. Su paciencia está en su punto más bajo y simplemente no tolerarán una mala experiencia. Sin embargo, ni siquiera hemos visto que la era de la IoT se desarrolle al máximo: acaba de comenzar. El imperativo es que las empresas busquen formas de procesar, analizar y administrar la cadena de entrega de IoT de manera integral y con una visión profunda, para que sepan exactamente qué está sucediendo y dónde surgen los problemas en tiempo real. Esta no es una tarea fácil”.

Un sector que levanta recelos especialmente entre los encuestados son los vehículos autónomos: el 85 por ciento de los encuestados teme que funcionen mal, produciendo colisiones de alta velocidad. Aún más preocupante, el 72 por ciento cree que es probable que las fallas en el software de los automóviles que conducen por sí mismos causen lesiones graves y muertes. Además, el 84 por ciento de los consumidores dicen que no usarían automóviles sin conductor debido al temor a fallas en el software.

Relacionado:  Los cargadores rápidos de ABB para vehículos eléctricos ponen a Islandia en camino hacia la sostenibilidad energética

La atención médica es otra área de preocupación, con el 62 por ciento de los encuestados declarando que no confiarían en dispositivos IoT para administrar medicamentos. Este sentimiento es más fuerte a medida que aumenta la edad del usuario, llegando a un 74 % de desconfianza en el rango de mayores de 55 años.

En el hogar, el 73 por ciento de los consumidores temen ser encerrados dentro o fuera de su casa inteligente debido a errores en la tecnología. Al 68 por ciento le preocupa que no puedan controlar la temperatura de su hogar y el 64 por ciento teme no poder hacer lo propio con las luces. El 81 por ciento de los consumidores temen que los problemas con los medidores inteligentes los lleven a cobrar de más por el gas, la electricidad y el agua.

Anderson concluye: “Las viejas formas de administrar TI y software simplemente no funcionan contra este entorno de TI extremadamente intrincado. La IoT crea muchos puntos ciegos y una capa adicional de complejidad. Es por eso que los primeros y exitosos usuarios de IoT consideran que la Inteligencia Artificial es la respuesta: para dar sentido a la complejidad, mapear el entorno de TI de extremo a extremo, detectar problemas de inmediato y con precisión, y ofrecer respuestas para una resolución rápida. Esa es la única manera de dominar la era de la IdT, que ya está en marcha. Los consumidores quieren experiencias IdT perfectas. Conviértase en el maestro de este nuevo universo de TI o se perderá la oportunidad que presenta IoT “.

El internet de las cosas pretende convertir todos nuestros objetos en objetos inteligentes

COMPARTIR