• El marco normativo de autoconsumo aprobado recientemente por el Gobierno español, marca el camino hacia un nuevo modelo energético en la autogestión.

El pasado sábado 6 de abril se publico en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el real decreto por el que se regulan las condiciones del autoconsumo eléctrico desde un punto de vista técnico, económico y administrativo.

Sin lugar a dudas, esta nueva legislación favorecerá que tanto comunidades de vecinos como polígonos industriales piensen en instalar instalaciones de autoconsumo eléctrico que les permitan generar su propia energía.

En general, este nuevo decreto es un gran paso en la transición energética. Desde un punto de vista social es de esperar que las renovables cada vez tengan un peso mayoren el mix energético, ampliado en un porcentaje nada desdeñable por estas instalaciones de autoconsumo, mientras que desde una perspectiva individual la lógica indica que lafactura eléctrica de los hogares y negocios adscritos a un programa de autoconsumo bajará considerablemente.

Según el primer Observatorio Español del Autoconsumo Fotovoltaico, un 16,4 % de las personas encuestadas estaría pensando en instalar un sistema de autoconsumo fotovoltaico en su hogar.

Ahorro en factura y emisiones, los pros

Entre las razones más citadas a la hora de justificar el interés en realizar una instalación de este tipo, el ahorro en la factura energética (50 %) es el más citado, aunque seguido muy de cerca por la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera.

Relacionado:  Eurofred presenta las últimas novedades de climatización industrial de General, J-IIIL y Cassette de 3 vías

Solo con la instalación de estas nuevas 320.000 instalaciones que se realizarían según los datos de la encuesta, los hogares españoles reducirían sus emisiones en 900.000 TM de C02 al año – algo equivalente a la plantación de 1.800.000 árboles.

Alto coste de instalación e inestabilidad legistativa, los contras

Por contra, el 47,6 % no tiene intención ni interés de sumarse al autoconsumo. De nuevo, entre las razones más citadas aparece la económica, aunque en este caso la desinformación ha jugado un papel muy importante.

Los encuestados citan el alto coste de la instalación como su principal razón para no estudiar el autoconsumo fotovoltaico como una opción para su hogar, pero las cifras en las que estiman su coste están muy por encima del real.

Como decíamos, la anterior inestabilidad legislativa en lo que a autoconsumo se refiere (el infame “Impuesto al Sol“) es otro de los mayores frenos para los encuestados, por delante de otros como el miedo a la obsolescencia, la durabilidad o la dificultad de instalación.

INFOGRAFÍA // Luz verde al autoconsumo

COMPARTIR