• Fluke exige que sus comprobadores rediseñados puedan resistir tres veces lo que indican las normas, flexionando el cable más de 150 grados en todas direcciones más de 5.000 veces.

Los comprobadores eléctricos de dos polos miden la tensión y son vitales para asegurarse de que NO hay tensión antes de trabajar en un circuito. En cualquier comprobador de dos polos, el punto débil es el cable: se dobla, se retuerce, se enrolla y se somete a tirones de forma constante. Si el cable se rompiese, ello podría suponer un gran riesgo para su seguridad. Por eso en Fluke exigen que sus comprobadores rediseñados puedan resistir tres veces lo que indican las normas, flexionando el cable más de 150 grados en todas direcciones más de 5.000 veces.

Puede confiar en los comprobadores de tensión de Fluke ahora, con un cableado aún más resistente.

– Resultados rápidos tal como los necesita
– Diseño resistente y de gran calidad.
– Gracias a su diseño ergonómico mejorado, se adapta perfectamente al contorno de la mano (incluso con los guantes puestos). Además, sus sondas se acoplan de manera rápida y segura.
– Varios modelos disponibles con las características, las funciones y la relación calidad/precio que mejor se adaptan a sus aplicaciones y preferencias.

Relacionado:  El Comité Organizador de MATELEC y MATELEC INDUSTRY avala la importancia estratégica del evento para el conjunto del sector

Fluke además, le ofrece una ampliación gratuita de la garantía si registra un T110, T130 o T150 nuevo antes del 31 de diciembre de 2019. De este modo, la garantía se amplía de 2 a 3 años de manera gratuita, lo que supone un ahorro de 50%.

Sobre Fluke

El objetivo de Fluke es ser el líder mundial en instrumentos electrónicos de medida compactos y profesionales. Los productos de la compañía son utilizados por técnicos e ingenieros en tareas de mantenimiento, procesos de instalación, pruebas de fabricación y análisis de calidad, y abarcan una amplia variedad de sectores de todo el mundo. Fluke, fundada en 1948, cuenta actualmente con oficinas en 13 países europeos y distribuye sus productos en más de 100 países. Los ingresos de la compañía en Europa representan aproximadamente el 40% de las ventas mundiales. La sede central de Fluke se encuentra en Everett, en el estado de Washington (EE.UU.). La empresa cuenta con una plantilla de más de 2.500 personas en todo el mundo. Las oficinas centrales de ventas y servicio en Europa se encuentran en Eindhoven (Países Bajos).

Comprobadores Fluke T110, T130 y T150, con un cableado aún más resistente
COMPARTIR