El último informe de sobre tendencias en inversión y financiación de la industria eólica europea, ‘Financing and investment trends 2018. The European wind industry in 2018‘, publicado por WindEurope, sostiene que el viejo continente invirtió durante el pasado año 2018 en torno a 27.000 millones de euros en nuevos parques eólicos.

Pese a que la cifra invertida es prácticamente igual a la de años anteriores, la capacidad de producción que traerá consigo marca un récord de 16.7 GW. Esto se debe a la reducción de unos costes que fijan el coste de producción de 1 MW de nueva capacidad eólica onshore (en tierra firme) en 1,4 millones de euros. Es un ahorro significativo si tenemos en cuenta los 2 que costaba en 2015. Por su parte, la energía eólica offshore ha pasado de requerir 4,5 millones de euros para producir 1 MW de nueva capacidad eólica en 2015 a 2,5 en la acualidad.

Teniendo en cuenta todo esto, no es de extrañar que sea la eólica terrestre quien acumule la mayor parte de las inversiones en nueva capacidad: 12,5 GW. La energía eólica marina sumó 4,2 GW, representando el 38,5% de las inversiones.

Nuevas inversiones europeas en energías renovables

En total, 190 parques eólicos en 22 países diferentes de Europa alcanzaron la Decisión Final de Inversión (FID) el año pasado. Europa del norte y occidental todavía representan la mayoría de las nuevas inversiones. El Reino Unido fue el mayor inversor, principalmente en energía eólica offshore, seguido de Suecia. Las inversiones en Europa meridional, central y oriental representaron solo el 4% del total, aunque España y Polonia repuntarán este año.

Relacionado:  Septiembre, el peor mes de la eólica en España en los dos últimos años

Se invirtieron otros 24.100 millones de euros en la adquisición de parques eólicos, incluidos los proyectos en desarrollo y de empresas involucradas en energía eólica, superando los años anteriores. La madurez de la industria eólica y la competitividad del sector han atraído a más inversores como socios de capital en proyectos, particularmente de servicios financieros. A medida que los inversores adquieren más confianza con respecto a la energía eólica, fijan precios de riesgo más precisos a invertir antes en proyectos.

Los desarrolladores también están financiando cada vez más los parques eólicos a través de la deuda. Los nuevos modelos de negocio y propiedad han diversificado el grupo de inversores, con bancos, prestamistas institucionales y Agencias de Crédito de Exportación (ECA) que buscan brindar financiamiento a largo plazo.

Inversión europea de 27.000 millones en nuevos parques eólicos en 2018

COMPARTIR