Este domingo, 28 de abril, España vivirá las decimocuartas elecciones bajo el régimen constitucional de 1978. Tras un breve gobierno del Partido Socialista liderado por Pedro Sánchez que dedicó una cartera a la Transición Ecológica, en iElektro hemos leído los programas de las cuatro principales formaciones políticas para ver qué propone cada una de ellas en materia energética.

Qué propone el PSOE en materia energética

La formación encabezada por Pedro Sánchez propone hasta 30 medidas para el sector energético que van desde prometer un acceso garantizado a la energía (y al agua) a no dejar en la cuneta a los afectado por el hachazo a las renovables del pasado 2013.

En un programa tan largo (300 páginas), que dedica casi tanto a espacio a hablar de lo hecho durante los últimos seis meses como de lo que quiere hacer en los próximos cuatro años, podemos encontrar tanto medidas concretas como intenciones vagas. Destacamos, sobre todo de entre las primeras:

  • Aumento en el peso de las energías renovables en el consumo de energía final como mínimo hasta un 35% en 2030, con al menos un 74% de generación de electricidad de origen renovable, con el compromiso de alcanzar, en el horizonte de 2050, el 100% de la electricidad de origen renovable.
  • Creciente electrificación del sector del transporte, estableciendo obligaciones de instalación de recarga eléctrica en las estaciones de servicio.
  • Calendario con fechas –que deben considerarse máximas– de cierre gradual de las centrales térmicas y de las centrales de energía nuclear, con medidas de acompañamiento que garanticen la seguridad física y de suministro, y la viabilidad social, técnica y financiera de dicho proceso.
  • Reforma del mercado eléctrico, de forma que favorezca la consecución de los objetivos propuestos, trasladando eficazmente la reducción del coste de la utilización de las energías renovables al precio de la electricidad.
  • Impulso a una fiscalidad medioambiental que desincentive la contaminación, impulse el proceso de descarbonización de la economía y favorezca la transición ecológica.

Qué propone el PP en materia energética

En un programa bastante más breve (100 páginas) que el del PSOE, el partido encabezado por Pablo Casado reúne en las páginas 56 y 57 del mismo hasta 14 medidas bajo el epígrafe Energía y Cambio climático.

Lo más curioso de sus propuestas es que el citado epígrafe empieza con una introducción que loa las virtudes de un autoconsumo que ellos mimos intentaron maniatar con su polémico Impuesto al Sol durante el gobierno de Mariano Rajoy. Prometen:

    • Aprobar una normativa que incentive el despliegue de una red de puntos de recarga de electricidad y gas para vehículos por todo el territorio nacional.
    • Defender un mix energético que permita cumplir los objetivos de seguridad del suministro, cambio climático y precio de la energía. Esto exige aprovechar al máximo las opciones renovables que ya son competitivas, pero sin renunciar a otras tecnologías que aún son útiles a nuestro país. Para ello, promoveremos la aprobación de un Pacto de Estado para establecer un mix energético estable a 40 años que de certidumbre al sector y al consumidor.
    • Impulsar una reducción de emisiones que cumpla los objetivos comprometidos por España para 2030, teniendo en cuenta las circunstancias económicas, industriales y de aislamiento energético de España. Dar prioridad a las opciones energéticas que cumplan con los objetivos de reducción de emisiones al menor coste posible, para asegurar que la energía de hogares y empresas es la más asequible en cada momento.
    • Eliminar los impuestos de generación e impulsaremos políticas que reduzcan el precio de la luz de los hogares y empresas.
    • Trabajar con los países europeos para dotar a nuestro país de las infraestructuras de conexión que nos permitan acceder en condiciones de igualdad a los mercados europeos, facilitando así una energía asequible y competitiva.
    • Reforzar la protección del bono social, para que mejore la protección de los consumidores más vulnerables.338. Rechazaremos las prohibiciones a los vehículos de combustión. Deben ser la evolución tecnológica y las decisiones de los consumidores los marquen el ritmo de sustitución de unas tecnologías por otras.
  • Apoyar las inversiones en I+D+i de nuestras industrias y ampliaremos las ayudas para la instalación de infraestructuras de recarga y los recursos destinados a la financiación de estos vehículos.
  • Utilizar los ingresos adicionales que se deriven del aumento de los derechos de emisión de CO2 en los mercados europeos para modular la fiscalidad de la energía, rebajando así en cada momento del tiempo la factura energética de la industria.
  • Potenciar los mecanismos de ayuda a la industria para compensar los efectos de las políticas medioambientales y energéticas que ya contempla la normativa europea y trabajaremos activamente en Europa para que se revisen y adapten mejor a la realidad española.
  • Reforzar las funciones de vigilancia de la competencia de los mercados energéticos correspondientes a los organismos independientes y la Administración General del Estado.
  • Aprobar un Plan Nacional de Energía y Clima 2021-2030 que fije las políticas y medidas que deben aplicarse para alcanzar los objetivos acordados en la Unión Europea.
  • Fortalecer los mecanismos de colaboración con las administraciones autonómicas, entidades locales y la industria para impulsar acciones en materia de contaminación, clima y energía evitando rupturas de la unidad de mercado y desigualdad entre españoles.
  • promover un proceso de transición que favorezca el empleo de calidad y tenga en cuenta a los sectores más vulnerables por la transformación a una economía baja en carbono.
  • Impulsar un Plan Talento Energía y Clima potenciando la financiación de la I+D+i en transición a una economía verde y adaptación al cambio climático, para promover la competitividad de la economía española, el empleo de calidad y el retorno y arraigamiento de talento.
  • Promover la instalación de industrias energéticas con base de biomasa y otros productos.
  • Luchar para que España pueda beneficiarse plenamente de un Mercado Interior Europeo de la Energía y por el desarrollo de las capacidades de interconexión transfronteriza. Asimismo, defenderemos una Europa fuerte que defienda la libertad de los mercados europeos de energía frente a las amenazas exteriores, a través de la diversificación y de las rutas de suministro. Impulsar la eficiencia energética, el consumo responsable, los planes para la creación de edificios eficientes, y la reducción de emisiones, pero siempre de una manera sostenible y adecuada para las capacidades adquisitivas de consumidores y empresas. Combatir las políticas elitistas que no tienen en cuenta las circunstancias concretas de los ciudadanos ni su poder adquisitivo y los efectos para las economías domésticas de las reformas en materia energética

Qué propone Unidas Podemos en materia energética

En un programa de una extensión parecida a la de los populares (105 páginas), la formación morada presenta un total de 264 medidas a tomar en caso de que se erijan vencedores el próximo 28 de abril.

La formación liderada por Pablo Iglesias hace de la energía uno de los puntos fuertes de su programa, llegando a abrir con “Horizonte Verde y Nuevo Modelo Industrial” el mismo. De entre todas las medidas que ahora resumiremos, destacan dos por ser una total declaración de intenciones:

  • Alcanzar el 100% de la producción de fuentes renovables en 2040.
  • Crear una empresa pública de energía.

Estas son todas las medidas que plantea Unidas Podemos en materia energética

  • Establecer una línea de ayudas directas a la inversión en pequeñas y medianas instalaciones renovables. Parte de estas nuevas instalaciones estarán promovidas por entidades locales, ciudadanas o cooperativas para el consumo eléctrico de proximidad. Se establecerá también una regulación que favorezca las instalaciones de autoconsumo compartido y una solución para reparar la situación de los pequeños inversores perjudicados por el «hachazo a las renovables».
  • Objetivos de cierre de las centrales de carbón antes del final de 2025 (y siempre garantizando el uso de carbón nacional) y de las centrales nucleares antes del final de 2024. Se garantizará que se hayan creado previamente dos empleos por cada uno que se pierda, como ya se ha mencionado. Teniendo en cuenta la inacción de los anteriores Gobiernos, estamos hablando de objetivos ambiciosos, pero a los que no debemos renunciar si hacemos una apuesta fuerte por la instalación de potencia en renovables.
  • Recuperar automáticamente la gestión pública de las centrales hidroeléctricas cuyas concesiones para la explotación privada hayan caducado o lo hagan en el futuro. Esto permite complementar la producción eléctrica cuando otras tecnologías renovables tengan valles, proteger la salud ecológica de nuestros ríos y garantizar el riego, el control de las crecidas y el suministro de agua potable sin que interfieran intereses económicos espurios, así como compensar a los territorios que soportan las centrales y sufren las consecuencias de la desigualdad territorial de nuestro país. La empresa pública de energía asumirá la explotación de las centrales hidroeléctricas cuyas concesiones vayan caducando.
  • Rehabilitar al menos 500.000 viviendas al año para promover la eficiencia energética y la reducción de la factura de la luz. Incluirá el aislamiento térmico, la instalación de sistemas de calefacción y agua caliente eficientes y la iluminación de bajo consumo. Se dará prioridad a los hogares y barrios más vulnerables y a edificios situados en zonas menos pobladas, conforme a las garantías de justicia social y territorial. A consecuencia de estas intervenciones, las familias podrán llegar a reducir en un 50 % su consumo de energía y ahorrar un promedio de 400 euros anuales. Al mismo tiempo, se crearán miles de empleos en un sector tan castigado como es el de la construcción. Las empresas también se beneficiarán de este plan de rehabilitación a través de una línea de subvenciones para la adopción de tecnologías más eficientes.
  • Aumento de hasta el 25 % de coches eléctricos o que funcionen con otras tecnologías alternativas a los combustibles fósiles en los turismos vendidos en España en 2025 y hasta el 70% en 2030, para aproximarnos al objetivo del 100% en 2040. Esta transición se llevará a cabo colaborando desde el Estado con los fabricantes para que puedan adaptar sus cadenas de montaje en España a la producción de coches eléctricos o que funcionen con otras tecnologías alternativas a los combustibles fósiles y sin que el cambio del parque móvil suponga ningún coste añadido para la economía de las familias. La industria automotriz española es estratégica y, si no apoyamos y activamos su reconversión adelantándonos a otros países, corremos el riesgo de afrontar cierres a medio plazo.
  • Establecer una línea de inversión público-privada de alto impacto para desarrollar nuevas tecnologías de baterías en España. Esto permitirá, por un lado, aprovechar mejor las renovables y compensar valles puntuales en la generación mediante un mejor almacenamiento de la energía y, por otro lado, mejorar la autonomía de los coches eléctricos y crear una importante industria auxiliar en nuestro país que dé apoyo a su fabricación.
  • Establecer líneas de inversión prioritarias en otros elementos que apoyarán la implantación del coche eléctrico o de coches que funcionen con otras tecnologías alternativas a los combustibles fósiles. Motores, tecnología del hidrógeno, redes inteligentes, innovaciones sociales para favorecer la movilidad, etcétera.
  • Crear una red inteligente de infraestructuras de recarga. Se establecerán zonas prioritarias de instalación, se crearán redes más eficientes y se priorizará su carácter público, todo ello dentro de un marco normativo que favorezca la gestión pública de las redes de distribución eléctrica y bajo la acción de la empresa pública de energía.
  • Implementar ayudas a la compra de vehículos eléctricos, híbridos o que funcionen con otras tecnologías alternativas a los combustibles fósiles. Se impulsarán planes plurianuales que, en función del vehículo, cubrirán como mínimo entre el 15 % y el 20 % del precio de adquisición, así como una reforma de la fiscalidad que favorezca la introducción de los modelos más adecuados (por ejemplo, aquellos con un peso y un consumo reducidos de materiales asociados a la fabricación) y que tenga en cuenta factores como la renta del comprador, al tiempo que se garantice que esta progresiva sustitución de los combustibles fósiles no va a correr a cargo de las personas usuarias. Además, la Administración Pública dará ejemplo acelerando la sustitución de su propio parque móvil de vehículos.
  • Impulsar un plan de inversiones en nuestras infraestructuras ferroviarias con parámetros de calidad, sostenibilidad y justicia territorial. Disponer de un transporte ferroviario de calidad no solamente cohesiona nuestro país y facilita la movilidad de las personas, sino que, además, ayuda a reducir las emisiones. Es necesario incrementar la frecuencia de los servicios existentes de corta y media distancia (metro, cercanías/rodalies, regionales) y crear el servicio allí donde no exista con el objetivo de atender la demanda de transporte de tren de todos los municipios de más de 20 000 habitantes en 2030. En el mismo año, se alcanzará el 100 % de kilómetros electrificados y un sistema libre de consumo directo de combustibles fósiles. Los territorios con mayores deficiencias serán absolutamente prioritarios en este plan.
  • Promover una movilidad urbana inteligente, de calidad y socialmente justa. En coordinación con las diferentes Administraciones competentes, se llevarán a cabo los estudios, las actuaciones y las inversiones necesarias para maximizar la utilización del transporte público o bajo en emisiones. Se potenciará el uso de vehículos eléctricos, bicicletas o soluciones públicas de transporte colectivo. Se mejorarán la frecuencia y las rutas de los servicios de movilidad pública, como el autobús, el tranvía o el metro, y se implementarán medidas para ajustar el precio de los diferentes servicios al nivel de renta de las personas usuarias.
  • Una factura de la luz más barata y justa. La estructura que tiene hoy la factura de la luz es una trampa para que pagues más. El término fijo, que pagas aunque no consumas nada, no será superior al 25 % de la factura y, respecto a lo que se paga en función de la energía consumida, los primeros kWh (que son imprescindibles para llevar una vida digna) tendrán un precio muy bajo, que aumentará en los siguientes hasta penalizar el derroche. A esto se sumarán protecciones frente a la pobreza energética.
  • Poner orden en el oligopolio energético. Hay que eliminar sus privilegios y devolver poder a las pymes y a quienes pagan la luz. Para ello se cambiarán las condiciones de la subasta, de manera que la energía renovable (más barata) tenga una retribución estable y sea la que marque el precio, y no las energías más caras como ahora. Se incentivará la compra a las instalaciones renovables ciudadanas. Se establecerá un cargo para compensar la sobrerretribución (beneficios caídos del cielo) de algunas centrales e impulsar la transición energética. Se descartarán proyectos de infraestructuras energéticas sobredimensionadas y se realizará una auditoría de costes del sector eléctrico.
  • Atajar la contaminación del aire, que está acortando nuestra vida. Extender el modelo de éxito de Madrid Central a otras ciudades con problemas de contaminación, en colaboración  con las Administraciones competentes y apoyando un modelo de calidad y asequible del transporte público, la bicicleta y nuevas formas de movilidad.
  • Acabar con el fracking en España. Conforme a lo establecido en el Acuerdo de París sobre el clima, firmado y ratificado por España, y debido a las consecuencias irreversibles de esta práctica de extracción mediante fractura hidráulica (fracking), no se autorizarán más licencias para ejercer tal método en el territorio español y se trabajará para eliminar las licencias existentes.
  • Crear un Banco de Inversión para la Transición Tecnológica y Económica (BITTE) con el fin de asumir las principales inversiones para la transformación productiva que vamos a emprender, no solo en cuanto a la expansión de las energías renovables, del coche eléctrico y de otras industrias verdes, sino en lo que respecta a la digitalización de nuestra industria o al impulso a las inversiones en I+D+i. Para su creación, partiremos de instituciones ya existentes (ICO, CDTI, ENISA), que aportarán una amplia infraestructura y un importante conocimiento de la gestión de los riesgos financieros, y colaboraremos con las comunidades autónomas. Particularmente, el CDTI mantendrá su perímetro institucional dentro del BITTE para garantizar su rol clave en el desarrollo de la estrategia de I+D+i e innovación empresarial.
  • Implementar medidas fiscales para avanzar hacia un horizonte verde. Tal como planteamos en nuestra Ley de Lucha contra el Cambio Climático y de Transición Energética, bajaremos el impuesto de matriculación y circulación a los coches híbridos y eléctricos; reformaremos el IRPF para establecer desgravaciones por el uso de abonos de transporte público y por la adquisición de electricidad 100 % renovable; y estableceremos un impuesto a las empresas energéticas que grave la producción de energías no renovables.
Relacionado:  La clavadora de gas Pulsa 800 E incrementa la velocidad de instalación

Qué propone Ciudadanos en materia energética

Eu un programa de 14 capítulos en el que se recogen 175 medidas, el partido naranja deja para el décimo su capítulo dedicado a energía. Por un lado, destaca la importancia que le dan a la eficiencia y rehabilitación energética, mientras que por el otro son el único partido que no menciona temas como el autoconsumo o las nucleares.

Bajo el epígrafe “Cuidar nuestro país para nuestros hijos y nuestros nietos” estas son las medidas propuestas por la formación liderada por Albert Rivera:

  • Promover una Ley de Cambio Climático y Transición Energética que garantice la seguridad jurídica y la no dependencia de combustibles fósiles. Impulsaremos una transformación hacia un modelo energético basado en energías renovables en 2050. Desarrollaremos un modelo de subasta para la introducción de energías renovables basado en criterios de eficacia tecnológica y eficiencia económica y su programación con un calendario estable. Garantizaremos un marco jurídico estable y seguro con una adecuada rentabilidad razonable para los inversores en tecnologías renovables que sufrieron los recortes arbitrarios de los gobiernos del PSOE y el PP.
  • Despolitizar el Consejo de Seguridad Nuclear para garantizar la independencia y credibilidad de este organismo regulador. Reformar el método de elección de sus miembros, que deberán ser elegidos entre personas con formación y experiencia acreditada en las funciones del regulador
  • Promover la eficiencia energética a través de la rehabilitación de 300.000 viviendas al año. Los nuevos inmuebles y todos los edificios e instalaciones públicas se construirán bajo estándares de “consumo casi nulo”.
  • Bajar un tercio la factura de la luz eliminando impuestos e impulsando la competencia, para que España deje de tener uno de los costes de la electricidad más altos de la Unión Europea. Eliminar de la tarifa eléctrica los costes heredados de la nefasta gestión del PP y del PSOE y premiaremos la eficiencia en el consumo para reducir su precio en más de un 30%. Plant una senda de reducción tanto de la deuda tarifaria como de los costes políticos que suponen la mitad de la factura de los hogares.
  • Reformar el sistema de tarifa eléctrica para hacerla más transparente, estable, predecible y promover la competitividad de nuestra industria. Para ello, entre otras medidas:
    1. Aprobar un Estatuto del Consumidor Electrointensivo que reconozca las dificultades específicas de este tipo de industrias e introduzca mecanismos que favorezcan su competitividad en el mercado internacional.
    2. Fomentar los contratos bilaterales de entrega de energía eléctrica (conocidos como PPA, power purchase agreement) para las industrias electrointensivas.
    3. Aumentar los mecanismo de compensación de costes de emisiones de gases de efecto invernadero, condicionando dicha ayuda a la implementación de medidas de eficiencia energética e innovación por parte de nuestra industria.
  • Pacto de Estado por los Transportes y la Movilidad Sostenible. “España -dice literalmente el programa- liderará la industria de las baterías y los vehículos cero emisiones.

¿Qué dice el programa de cada partido en materia energética? casado, iglesias, sanchez, rivera, pp, psoe, undias podemos, ciudadanos

COMPARTIR