Según el primer Observatorio Español del Autoconsumo Fotovoltaico, un 16,4 % de las personas encuestadas estaría pensando en instalar un sistema de autoconsumo fotovoltaico en su hogar.

Ahorro en factura y emisiones, los pros

Entre las razones más citadas a la hora de justificar el interés en realizar una instalación de este tipo, el ahorro en la factura energética (50 %) es el más citado, aunque seguido muy de cerca por la reducción de emisiones contaminantes a la atmósfera.

Solo con la instalación de estas nuevas 320.000 instalaciones que se realizarían según los datos de la encuesta, los hogares españoles reducirían sus emisiones en 900.000 TM de C02 al año – algo equivalente a la plantación de 1.800.000 árboles.

Alto coste de instalación e inestabilidad legistativa, los contras

Por contra, el 47,6 % no tiene intención ni interés de sumarse al autoconsumo. De nuevo, entre las razones más citadas aparece la económica, aunque en este caso la desinformación ha jugado un papel muy importante.

Relacionado:  La Universitat de Lleida instala placas solares de autoconsumo

Los encuestados citan el alto coste de la instalación como su principal razón para no estudiar el autoconsumo fotovoltaico como una opción para su hogar, pero las cifras en las que estiman su coste están muy por encima del real.

Como decíamos, la anterior inestabilidad legislativa en lo que a autoconsumo se refiere (el infame “Impuesto al Sol“) es otro de los mayores frenos para los encuestados, por delante de otros como el miedo a la obsolescencia, la durabilidad o la dificultad de instalación.

Dicho estudio ha sido desarrollado por Grupo Análisis e Investigación, y presentado Solarwatt, con el objetivo de determinar cuál es estado del autoconsumo en España a día de hoy.  Sus conclusiones hablan de que en tres años se podría alcanzar la cifra de 1.500 MW de potencia instalada, un impacto económico de 3.000 millones de euros y la creación de unos 8.000 nuevos puestos de trabajo especializado.

El autoconsumo fotovoltaico podía llegar a los 1500 MW en tres años

 

COMPARTIR