Las conexiones son la base de una instalación eléctrica. Su seguridad y fiabilidad son fundamentales para proteger cualquier instalación eléctrica contra el riesgo de incendios, que pueden iniciarse inadvertidamente como resultado de conexiones deficientes o que se hayan aflojado con el tiempo. Hay un elemento que claramente contribuye a ese riesgo y es el efecto creep, o deformación por fluencia lenta, en los cables.

El efecto creep provoca que el material del cable comience a deformarse cuando se somete a estrés. Los ciclos de alta y baja temperatura tienen esta consecuencia en los materiales del cable, por su viscosidad, lo que puede provocar diferentes tipos de accidentes eléctricos.

Imaginemos un estante repleto de libros. Con el paso del tiempo, debido a la carga del peso del estante y del peso de los libros, el estante se doblará, aunque la carga sea inferior al límite elástico del material.

En resumen: el paso del tiempo, la tensión mecánica y la temperatura son factores que afectan los cables y por lo tanto a la seguridad de nuestra instalación eléctrica.

Por ello, es necesario contar con una tecnología que permita mantener el cableado fiable y ajustado a largo plazo, para garantizar una conexión segura, como el sistema EverLink de Schneider Electric. Esta tecnología permite mantener bien apretados las bornas alrededor del cable y aplicar un resorte que compensa la pérdida de espacio provocada por el efecto creep, incluso cuando cambian las propiedades del cobre con el tiempo.

EverLink permite conexiones más seguras gracias al tornillo especial y la llave Allen que permiten un par de apriete elevado (mínimo 5 Nm). Además, garantiza la seguridad de la operación con protección IP20 contra contactos directos.

EverLink en los interruptores automáticos y disyuntores

En la gama TeSys, el efecto resorte se ubica en un elemento elástico que rodea el tornillo, que se deforma durante el ajuste, transformándose de una forma curva a una recta. Cuando el cable comienza a deformarse, la parte elástica tiende a volver a su forma inicial y proporciona suficiente presión para evitar el desbordamiento térmico (thermal runaway, en inglés) u otras consecuencias peligrosas.

En las gamas Compact NSXm y PowerPact B, en cambio, la borna se comporta de forma ligeramente diferente. Su forma no es ni cuadrada ni rectangular, sino más bien trapezoidal. Además, tiene un área de movimiento relativo que permite la deformación elástica. Desde esta posición, la rigidez es similar a la de una borna regular. Tras atornillar, la forma cambia de trapezoidal a cuadrada. Una vez que comienza el efecto creep, la borna debe volver a su posición inicial, mientras mantiene la presión sobre el cable.

Seguridad

EverLink garantiza una conexión más fiable al proporcionar una reserva de presión de resorte en los cables en caso de dilataciones térmicas, deslizamiento o aflojamiento como resultado de vibraciones externas.

Relacionado:  Tesla se apodera de Wall Street y supera el valor de General Motors

Esta reserva de presión mantiene la conexión en una amplia gama de entornos operativos, al garantizar una menor resistencia de contacto y, por lo tanto, un menor aumento de temperatura. Esto no solo reduce el riesgo de fuga térmica, lo que puede provocar un incendio, sino que también disminuye el riesgo de que los cables se salgan durante un cortocircuito.

Recientemente, los laboratorios de prueba de Schneider Electric llevaron a cabo pruebas exhaustivas en las que compararon tres interruptores automáticos parecidos (160 A). Entre ellos estaba el Compact NSXm de Schneider Electric.

El objetivo era medir el nivel de calor generado en la borna de cada interruptor automático al desenroscar la conexión de cada uno (emulando así la deformación del cable y el efecto de desenroscamiento causado por las vibraciones) a intervalos de un cuarto de vuelta, hasta un máximo de 1.25 vueltas.

Los resultados concluyeron que el Compact NSXm de Schneider Electric superó ampliamente a la competencia. Compact NSXm generó menos calor que los otros dos interruptores automáticos y, como resultado, fue el único que no se disparó después de una vuelta completa del tornillo.

En paralelo, se realizó un estudio con el disyuntor TeSys GV4 y dos competidores, con resultados similares.

Mantenimiento y continuidad del servicio

Otra de las ventajas de una tecnología como EverLink es que consigue reducir el tiempo de mantenimiento al no necesitar aprietes periódicos. Cuando se produce una deformación por efecto creep, en ciertos casos, el calor excesivo generado se puede detectar por la protección de sobrecarga térmica, causando que salte el interruptor automático o disyuntor. Esto podría detener las operaciones, provocando pérdidas de tiempo, de materiales y, sin duda, de productividad, puesto que esto podría producirse repetidas veces y que a los técnicos de mantenimiento les lleva mucho tiempo restablecer manualmente los interruptores. Con la tecnología EverLink se puede garantizar una mayor continuidad del servicio y menos tiempo de mantenimiento. Por sus características, además, con EverLink ya no es necesario realizar reajustes periódicos de las conexiones.

Conclusión

La seguridad y la fiabilidad son los dos factores principales en las conexiones de una instalación eléctrica. Si no se les presta suficiente atención, la instalación está expuestas al riesgo de incendios y otro tipo de daños relacionados con la electricidad.

Gracias a su tecnología patentada, EverLink mitiga la deformación por fluencia lenta, asegurando que los cables eléctricos siguen bien apretados, asegurando así una conexión fiable y duradera, proporcionando más tranquilidad y seguridad, menor mantenimiento y una mejor continuidad del servicio.

revision-instalaciones-electricas-coballes

 

COMPARTIR