La generación energética mediante placas fotovoltaicas se ha disparado en España gracias al autoconsumo. En total, se instalaron 261,7 MW de potencia nueva – un 4 % más que en 2017 y ya son dos años seguidos de crecimiento según los datos proporcionados por La Unión Española Fotovoltaica.

Lo más llamativo de estos datos es que el 90 % (235,7 MW) de esta nueva potencia instalada son instalaciones de autoconsumo, algo que se esperaba ante los cambios legislativos del año pasado (el fin del Impuesto al Sol) y la caída de los costes de instalación y mantenimiento – casi un 80 % durante la última década.

Son grandes noticias para un sector, el de la generación de energía mediante placas fotovoltaicas, que estaba en caída libre desde la explosión de su burbuja en 2012. Muestra de esto es que la energía fotovoltaica superó la barrera de los 5.000 MW instalados el año pasado en España.

El director general de la UNEF prevé un crecimiento anual de 3.000 MW de fotovoltaica en la próxima década para cumplir con los compromisos de España de implantación de renovables y de reducción de gases de efecto invernadero. De esos 3.000 MW, José Donoso calcula que entre el 10% y el 15% se corresponderán con instalaciones de autoconsumo.

Relacionado:  Presentaciones en el stand de CIRCUTOR en GENERA 2016

De cara a este 2019, las previsiones siguen siendo de crecimiento tanto en el sector de las energías renovables en general como de la fotovoltaica en particular, estimando en 4.000 MW la potencia instalada de esta última. De cumplirse, su crecimiento será incluso superior al de los años de la burbuja (2007 y 2008).

Este fenómeno no es algo exclusivo de España sino que es algo común en toda Europa: a lo largo de 2018 fueron instalados 8.500 MW de fotovoltaica; la mayor parte de ellos en Alemania y Países Bajos.

 

IVACE-autoconsumo-eléctrico-ielektro

COMPARTIR