En iElektro queremos hacer un repaso al estado actual de todas las propuestas y promesas realizadas por el gobierno de Pedro Sánchez en materia energética.

Teresa Ribera, responsable del Ministerio para la Transición Ecológica desde el pasado 7 de junio, llegó a la Plaza de San Juan de la Cruz con las cosas muy claras en varios puntos que los anteriores gabinetes habían estado postergando hasta el absurdo en ocasiones. Las sensaciones, más allá de que las opiniones propias sobre lo que decía querer llevar a cabo, eran de que se iban hacer muchas cosas y muy rápido.

Ahora, que se acaban de cumplir siete meses desde su nombramiento, son pocas las cosas llevadas a cabo y la gran mayoría se encuentran fuera de los plazos prometidos en un primer momento. Mientras que las grandes reformas están aún en tierra de nadie, las medidas urgentes que se han tomado en materia energética han sido aprobadas mediante Reales Decretos Leyes.

De esta forma han logrado los principales éxitos de su administración, como la eliminación del odiado Impuesto al Sol y del IVPEE (impuesto sobre el valor de la producción de la energía eléctrica). También frenó mediante decreto la subida del precio de la electricidad.

Sin embargo, pese a lo relevante de lo anteriormente enumerado, el saldo del debe del Ministerio para la Transición Ecológica sigue siendo más largo que el pagado. A continuación pasamos a hacer un repaso de las principales reformas anunciadas por el Gobierno y que aún no han sido concretadas a enero de 2019.

  • Borrador del Plan Nacional de Energía y Clima. El documento debería haber sido presentado ante la Comisión Europea el último día del pasado año, pero a día de hoy no ha realizado aún. El eterno debate sobre el cierre o no de las centrales nucleares parece ser la causa del retraso; el pasado 24 de de diciembre el gobierno creó un grupo de expertos para tratar tanto el desmantelamiento de las mismas como la gestión de sus residuos y hasta que este no presente sus conclusiones no se avanzará en este punto.
  • Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Otra medida que tenía la pasada nochevieja diciembre como fecha límite y que no ha llegado a tiempo; lo máximo que se ha hecho ha sido lanzar un borrador a modo de globo sonda en los sectores del petróleo y del automóvil, sectores muy “quemados” – y con un gran peso tanto en el PIB como en % de empleo en España – desde que anunciase su pretensión de decir adiós al diésel en 2040.
  • Devolución de distintas funciones a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). ¿Adivinen? España tenía hasta el primer día de enero para dejar claro a Europa que el estado no controlaba las tarifas energéticas… y no ha llegado a tiempo, por lo que corre el riesgo de ser multada tras verse obligado el gobierno a fijar los precios de 2019.
  • El bono social de la luz y el de nueva creación del bono térmico. Quizás el punto más problemático de cuantos estamos tratando en esta entrada, tanto por sus idiosincracia propia como por el coste social de su demora. En torno a un millón o más de afectados aún no han tenido la posibilidad de poder de alta en el nuevo bono y beneficiarse de esta ayuda. De nuevo, un plazo que se terminaba el pasado 31 de diciembre y que ha tenido que ser ampliado.
Relacionado:  Importante participación de Schneider Electric en EFICAM

El Gobierno de Pedro Sánchez va por detrás del calendario en materia energética

COMPARTIR