Como hemos ido narrando a lo largo de los meses en iElektro, 2018 fue el año en el que Europa puso fin al popularmente conocido como Impuesto al Sol. Uno de los principales focos de críticas a dicha ley fueron las organizaciones ecologistas que hoy coinciden en destacar la su eliminación como uno de los aspectos más positivos del año 2018 en materia medioambiental.

Aunque aún esté en trámite el Real Decreto del Autoconsumo, que elimina el denominado impuesto al sol, tras su aprobación “por fin se permitirá que la ciudadanía pueda generar energía de una manera diferente sostenible. En cuanto al cambio climático es una lástima que termine 2018 sin que tengamos una ley”, en palabras re Ecologistas en Acción.

Por su parte, Greenpeace también ha querido celebrar que “tras años de campaña” en 2018 se haya conseguido la eliminación del impuesto al sol y “demás trabas al autoconsumo” de energías renovables. Sobre estas energías, ha destacado su participación en el “primer molino eólico comunitario” del Sur de Europa junto a 500 organizaciones y particulares.

La organización también destaca como uno de los puntos positivos de 2018 que la Comisión Europea haya aprobado la primera Directiva en el mundo que reduce los plásticos de un solo uso.

Relacionado:  Las empresas españolas, con Enagás e Iberdrola a la cabeza, brillan en el Dow Jones Sustainability Index de 2016

El Impuesto al Sol, un freno a la energía limpia

La ONG Ecologistas en Acción, según ha asegurado a Europa Press su coordinador, Paco Segura, considera la eliminación del impuesto al sol una de las medidas “más claras y más necesarias” porque, en su opinión, era una “auténtica aberración”. Así, ha añadido que ese impuesto suponía un “freno” a cada persona, familia y vivienda de “utilizar energía limpia”.

Era una cosa inconcebible que no existe en ningún lado excepto aquí. Es una fantástica noticia, va a suponer un revulsivo y un incremento en la instalación de sistemas de energía limpia”, ha dicho.

En materia de energía y cambio climático, la ONG ha criticado que en la cumbre de Katowice (Polonia) “se ha demostrado una vez más que los políticos de todo el mundo no están a la altura del reto”. “Mientras se siguen incrementando las emisiones de CO2 mundiales y españolas nuestros timoratos planes de reducción de emisiones siempre encuentran trabas y dilaciones”, lamenta.

2018 fue el año en el que se acabó con el Impuesto al Sol

COMPARTIR