Pese al aumento de las matriculaciones, la movilidad eléctrica no representa todavía la primera opción para los consumidores españoles: en los primeros 10 meses del 2018 se han matriculado en toda la Península Ibérica apenas 5.000 vehículos eléctricos.

Aunque, a día de hoy, los coches eléctricos puros e híbridos enchufables no puedan competir con los tradicionales, cabe destacar que España ha visto un aumento de 120% en las matriculaciones de vehículos eléctricos durante el primer trimestre, con respecto al 2017.

La infraestructura de recarga en la vía pública echa el freno al coche eléctrico

Entre los principales frenos que impiden la completa adopción de los llamados ecars, se encuentra la escasez de puntos de recarga en la vía pública. Según datos extraídos del informe Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050, elaborado por Deloitte, España necesita unos 90.000 de acceso público en 2025 y 145.000 en 2030.

Esta limitación en la vía pública está abriendo la puerta a nuevos modelos y soluciones, como la instalación de cargadores, también conocidos como wallbox, en garajes  comunitarios e individuales. Esta modalidad permite al usuario de un coche eléctrico salir de su casa con el 100% de carga y olvidarse de las colas en las electrolineras.

Asimismo, este modelo residencial supera también una de las trabas de los e-cars, el tiempo de recarga. Con la tecnología WallBox VersiCharge IEC de Siemens, de media, el modelo de 22 kilovatios tarda tres horas y media en cargar por completo el coche, mientras que el de 2,3 kilovatios puede alcanzar las 6 horas y media aprox. con una carga suave que afectará mínimamente a las baterías.

Se trata de un cargador flexible, de diseño moderno y ergonómico, que aporta en todo momento seguridad y protección de sobrecalentamiento, sobrecorriente, sobrecarga y cortocircuito. El color de su característica iluminación LED permite saber al usuario si la carga se ha realizado con éxito. La misma operación se puede realizar a través de la APP de WallBox Versicharge IEC, que aporta en todo momento información sobre el estado de la recarga. A través de una conexión a internet o Bluetooth, es posible acceder a la aplicación de gestión inteligente para administrar el uso del cargador y planificar las recargas del vehículo. Actualmente, existen 4 modelos de este cargador: 3 monofásicos y 1 trifásico (de 2,3 KW, 4,6 KW, 7,2 KW y 22 kilovatios).

Relacionado:  Europa da un paso más en la industria del coche eléctrico con una nueva batería de litio

Contar con un punto de recarga particular como Versicharge IEC en la zona de aparcamiento habitual aumenta la rentabilidad del coche eléctrico. La carga nocturna es más barata: si se recarga el coche en las horas valle, recorrer hasta 100 kilómetros supone un gasto de poco más de un euro frente a los casi cinco de hacerlo con uno de gasolina.

Cómo poner un punto de recarga de coche eléctrico en tu garaje

Los puntos fijos de recarga de pared disponen de un conector específico para la recarga de coches eléctricos que se puede instalar en cualquier lugar que cuente con una toma de corriente, ya que tanto una doméstica de 220 voltios como la de un cargador de 50 kW sirven como fuente de alimentación para este medio de transporte.

Actualmente, la recarga para estos vehículos en cualquier tipo de garajes está regulada por la Instrucción Técnica Complementaria número 52 del Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (ITC-BT52) y es recomendable que un instalador o un electricista autorizado se encargue de dicha instalación para garantizar en todo momento la calidad y la seguridad de la misma.

En definitiva, la instalación de un punto de recarga privado no supone ningún obstáculo para los compradores de vehículos eléctricos. No hacen falta grandes instalaciones ya que con un simple enchufe es suficiente. Los propietarios deberán simplemente instalar el punto conforme a la instrucción técnica ITC-BT-52, encargada de regular la infraestructura de recarga para coches de este tipo, elegir el wallbox que más se ajuste a sus necesidades y empezar a disfrutar del transporte eléctrico.

Cómo cargar un coche eléctrico ante la falta de infraestructura urbana

COMPARTIR