• Se ha remitido al Ayuntamiento de Madrid un documento con diferentes propuestas para mejorar la calidad de vida en la ciudad y que la normativa no afecte a los negocios.

APIEM (Asociación Profesional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y de Telecomunicaciones de Madrid) se ha unido al grupo de trabajo creado por CEIM (Confederación Empresarial de Madrid) y AECIM (Asociación de Empresarios de Comercio e Industria del Metal de Madrid) para analizar el impacto que va a suponer la entrada en vigor de la normativa “Madrid Central”.

Este grupo de trabajo ha remitido al Ayuntamiento de Madrid un documento con diferentes propuestas, fruto de las aportaciones realizadas por cada una de las asociaciones que han participado, y que pretenden mejorar la calidad de vida en la ciudad de Madrid y que la entrada en vigor de esta normativa afecte lo menos posible a la actividad empresarial.

El grupo de trabajo está compuesto por representantes de los sectores del comercio, hostelería y restauración, hospedaje, trasporte de viajeros y de mercancías, instalaciones, colegios y guarderías, industria, etc.

Entre otras propuestas, el documento recoge “establecer autorizaciones permanentes para las empresas establecidas en el Madrid Central (sus titulares y sus trabajadores), de forma que reciban el mismo tratamiento que se da a los residentes empadronados en ella, pudiendo circular y aparcar libremente o, al menos, que mantengan el actual régimen establecido hasta ahora para las APRs”.

Asimismo, se solicita garantizar el acceso de todos los servicios de asistencia y mantenimiento necesarios para el desarrollo de la actividad de las empresas ubicadas en el ámbito del MC, aun cuando el servicio se haga desde vehículo particular.

Otra de las prerrogativas es dar autorizaciones singulares o pases de cortesía a las Comunidades de Vecinos, al igual que a los residentes, ya que por ejemplo en el caso de calefacciones centrales o de las instalaciones eléctricas, es la propia Comunidad de Vecinos la responsable, a través de su administrador, de contactar con la empresa mantenedora y muchas veces se hace en horario nocturno más allá de las 21 horas (y ya no podrían acceder).

Del mismo modo, se propone establecer para las empresas ubicadas en el Madrid Central, que se calcula que son en torno a 30.000, un sistema de invitaciones o permisos especiales para que los vehículos de sus clientes puedan acceder a la zona.

Ampliar la dotación de plazas de parkings públicos (se deben seguir renovando las actuales concesiones de los aparcamientos) y facilitar su acceso a los clientes a través de soluciones tecnológicas, con paneles informativos sobre la disponibilidad de plazas y vías de acceso a los mismos, es otra de las prerrogativas. “Asimismo, la remunicipalización de parkings, como el de Plaza Mayor, debería incorporar la reserva de plazas de rotación”, indica el documento. 

Relacionado:  Las renovables anuncian serias dificultades para encontrar financiación

Flexibilizar las restricciones

El grupo de trabajo solicita flexibilizar el calendario que establece las restricciones, así como el horario de acceso al Madrid Central, para  los vehículos industriales y comerciales, en función del etiquetado de la Dirección General de Tráfico,  proponiéndose:

  • Retrasar la entrada en vigor de las restricciones de acceso de vehículos, de forma que se incremente linealmente 5 años la cadencia de la renovación de los mismos, para hacer asumibles los costes de inversión y amortización. Con ello se proporcionaría un mayor margen de tiempo para que las empresas puedan renovar sus flotas y, por otro lado, que se desarrolle la tecnología adecuada.
  • Ampliar el horario de acceso para labores de suministro, carga y descarga de mercancías y de reparto a domicilio, de forma que las empresas, con carácter general,  puedan prestar servicios a sus clientes a lo largo de todo el día y por lo menos hasta las 19 h., dando respuesta a sus necesidades, exigencias y a la demanda de los consumidores.
  • Ampliar el horario de entrada de vehículos B con autorización SER hasta las nueve de la noche, al menos los primeros dos años (hay muchas furgonetas B que no podrán ir a atender a sus clientes por ejemplo a reparar una caldera  o una instalación eléctrica porque solo pueden entrar hasta las 15 horas).

Preocupación entre los instaladores de Madrid

Los instaladores madrileños mostraron sus dudas y preocupación ante la entrada en vigor de Madrid Central (que se ha retrasado al 30 de noviembre para evitar el pico de consumo que se produce durante el Black Friday) durante la celebración de la Semana del Vehículo Eléctrico de APIEM y en la que Marta Carnero, responsable de Medio Ambiente, Energía y Calidad de AECIM, desgranó todos los detalles de esta nueva normativa, así como del Protocolo de Alta Contaminación ya implantado en la ciudad.

APIEM ha recogido sus principales inquietudes y aportaciones para presentarlas en el grupo de trabajo que pretende minimizar el impacto negativo de estas normativas en el desarrollo de los negocios de sus asociados.

Sobre APIEM

APIEM es la Asociación Profesional de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y de Telecomunicaciones de Madrid que desde hace 95 años representa los intereses de sus asociados en la región. Acciones informativas y formativas, cursos y jornadas, asesoramiento técnico y empresarial además de un largo etcétera de iniciativas se enmarcan entre los servicios desarrollados por APIEM, aunque quizá cabe resaltar por su importancia e inmediatez APIEM INTEGRA, una filosofía orientada a acercar al instalador a esas nuevas disciplinas y nichos de negocio que aparecen en el sector.

AECIM APIEM centro madrid coches circulación

COMPARTIR