Cada vez más, la energía eléctrica encuentra elementos no naturales en los que generarse y almacenarse. Los más corrientes son los paneles fotovoltaicos que, aunque han evolucionado mucho, todavía presentan limitaciones a la hora de ajustarse a la arquitectura de los edificios. Por ese motivo, la última revolución de las energías renovables son los ladrillos, que no sólo pueden actuar como baterías sino que también pueden producir electricidad. 

Esta opción podría convertirse en posible gracias a un grupo de investigadores de la Universidad de Exeter en Reino Unido, que están desarrollado bloques de vidrio que tienen la capacidad de generar electricidad mediante la absorción de energía solar. De esta manera, no haría falta instalar mecanismos de electricidad en los edificios, sino que su propia estructura ya sería la productora de energía limpia.

 

Se llaman Solar Squared y se parecen a los ladrillos de vidrio que utilizan ya algunos edificios, sobre todo los rascacielos. A pesar de hacer la misma función que los convencionales paneles solares, esta tecnología presenta la ventaja de que deja pasar la luz del sol y se puede por tanto, integrar en cualquier parte de la estructura arquitectónica. Pero la cosa no acaba ahí. Según los investigadores, los Solar Squared están diseñados para aislar térmicamente mejor que los bloques de vidrio utilizados hasta ahora.

Relacionado:  Siemens desarrolla un nuevo sistema de medición energética para pymes

¿Cómo funcionan los ladrillos de luz?

Para generar energía eléctrica, los ladrillos cuentan con una óptica inteligente de última generación que hace que la radiación solar se canalice en pequeñas células solares y,  de esta manera, se optimice la cantidad de energía que produce cada una de ellas. Con esta mayor eficiencia, un edificio construido con los bloques podría alimentarse 100% de energía renovable e incluso podría almacenarla para utilizarla en caso de necesidad.

Aunque esta tecnología está todavía en fase experimental, el equipo de investigación pretende iniciar las pruebas piloto en 2018. No obstante, habría que ver si los revolucionarios ladrillos serían útiles en países donde hay escasas horas de luz.

 

COMPARTIR