Tras seis meses de intenso trabajo, los socios de ProsumE han presentado las conclusiones de este proyecto que, centrado en analizar las potencialidades del autoconsumo energético en la ciudad de Valencia, ha traza un relato muy esperanzador para esta tecnología, con datos tan relevantes como que se podría cubrir un tercio del consumo doméstico, así como que contribuiría a la creación de 16.000 puestos de trabajo, la supresión de 250.000 emisiones de CO2, un medio ambiente más sostenible y una energía más participativa.

AVAESEN es uno de los socios del proyecto ProSumE que, tiene en su punto de mira definir una hoja de ruta de servicios para los que quieran producir y consumir energía fotovoltaica en esta ciudad, cuenta con el impulso del centro de innovación Las Naves y la fundación València Clima i Energia, y la financiación del EIT Climate-KIC. En la presentación han intervenido los diferentes socios, entre ellos el Instituto de Ingeniería Energética (IIE) de la Universitat Politécnica de València y el Instituto Universitario de Investigación en Economía Social, Cooperativismo y Emprendimiento (IUDESCOOP) de la Universitat de València.

Javier Ibáñez, coordinador técnico de Las Naves, destacó “el carácter estratégico del proyecto, con el que seguimos apostando fuerte por una transición energética en la ciudad de Valencia“. La finalidad es conseguir que “la energía sea justa para toda la ciudadanía, y que nadie se quede sin luz por no poderla pagar“. Por su parte, José Luis Muñoz, director de ClimateKic España ha subrayado que “este proyecto supone un camino importante hacia la lucha contra el cambio climático“.

Los resultados del trabajo técnico realizado por el IEE son fruto del estudio de las cubiertas idóneas y los niveles de radicación solar en la ciudad de Valencia. Los datos apuntan a que la instalación de placas fotovoltaicas podrían cubrir, en los momentos actuales, un tercio del consumo eléctrico de las viviendas de la ciudad. Además, utilizando este tipo de energía, la ciudad de Valencia podría eliminar alrededor de 250.000 toneladas de CO2, equivalente a las emisiones contaminantes.

Relacionado:  La iluminación monumental de Toledo está presente en la feria Light+Building

Adicionalmente, los aspectos legales y administrativos del autoconsumo han sido estudiados por el IUDESCOOP, destacando Gema Fajardo las novedades que se han ido incorporando en las últimas reglamentaciones que levantan muchas de las barreras al autoconsumo. Otra de las conclusiones de IUDESCOOP es que, en una comunidad de vecinos/as, si un/a propietario/a tiene el apoyo de un tercio del resto de propietarios/as, se puede llevar a cabo la instalación de placas fotovoltaicas.

La participación de AVAESEN se ha centrado en el estudio socio económico, indicando que el impulso de la energía fotovoltaica en la ciudad de Valencia podría crear, de forma estimada, 16.000 puestos de trabajo en los próximos años, determinando además que “los modelos de negocio del prosumidor público debe tener en cuenta que, en Valencia, el 23% de la población padece pobreza energética y un 15% está en riesgo de sufrirla, e incidir en ese grupo de población“.

Las conclusiones expuestas hacen pensar que las barreras al desarrollo de producción descentralizada de energía fotovoltaica en la ciudad de Valencia son administrativas y sociales, no técnicas, y que existe un número amplio de ciudadanos que todavía no dispone de la información necesaria y real de los beneficios del autoconsumo energético, tanto para su propia economía como para el medioambiente.

La instalación de autoconsumo aislada más grande de España

COMPARTIR