El Gobierno prepara un Real Decreto para aprobar en las próximas semanas el bono social de calefacción que anunciara recientemente la ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, según informa el ‘Diario Cinco Días‘. La medida consistirá en una ayuda directa a la que podrán optar quienes tengan el bono social eléctrico y se otorgará en base a varios parámetros como las temperaturas en el lugar donde resida el beneficiario y en los meses de invierno para pagar la factura de calefacción, agua caliente y cocina.

Este bono social de calefacción se crearía con la idea de proteger a los consumidores más vulnerables, como anunció Teresa Ribera recientemente al presentar el paquete de medidas con el que el Ejecutivo quiere abordar “de manera inmediata” el elevado precio de la luz, como la suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica, aprobado en 2012, y la garantía de cobertura a los consumidores más vulnerables mediante, mejorando el bono social eléctrico y creando un nuevo bono para calefacción.

En una comparecencia parlamentaria a petición propia, Ribera subrayó la “clara voluntad” del Gobierno de España de abordar “con seriedad” la reforma estructural del mercado, asegurar señales fiscales coherentes y regular ordenadamente el almacenamiento para avanzar hacia un modelo energético distribuido, limpio, eficiente y digitalizado.

Asimismo, el Ejecutivo elaborará una Estrategia Nacional de Lucha Contra la Pobreza Energética en los próximos seis meses para disponer de un marco de actuación en este ámbito para los próximos años.

Hacia la descarbonización

Por otro lado, el Gobierno adoptará un conjunto de medidas de choque que permitan avanzar en el cumplimiento de los objetivos de descarbonización, mejorar la eficiencia energética y promover las energías renovables.

Con el objeto de recuperar el “impacto positivo” que ejercen las energías renovables en el precio, se plantean diferentes líneas de acción urgente, como solventar las barreras existentes al despliegue de renovables o facilitar los contratos bilaterales, los llamados PPA, para desplazar parte de la electricidad contratada en el mercado mayorista a la contratación bilateral a largo plazo de energía de fuentes renovables.

Relacionado:  Expertos europeos analizan en Madrid las posibilidades de la energía solar en refrigeración y calefacción

Ribera también ha hecho referencia a medidas de actuación preferente en materia de ahorro y eficiencia energética como, por ejemplo, incorporar nuevos criterios de eficiencia en la normativa de alumbrado público, al tiempo que ha apostado por hacer del autoconsumo -y en especial, del autoconsumo compartido-, una realidad que reducirá la factura eléctrica porque el sistema fotovoltaico produce a un precio inferior que la tarifa del consumidor final.

Medidas estructurales

Entre las medidas estructurales necesarias que aborden el funcionamiento del mercado, la ministra apuntó tres grandes áreas de intervención: el mercado mayorista, que cuenta con una brecha entre precios y costes de las distintas tecnologías que merman la competitividad de las empresas y el poder adquisitivo de las familias; el sistema fiscal, que requiere de mayor coherencia; y el almacenamiento.

Estamos caminando hacia un modelo energético muy diferente, más plural, y que será positivo para el medio ambiente, la salud pública y la modernización de la economía“, apuntó la ministra. “Los cambios están en marcha, y aunque vamos tarde, tenemos la clara voluntad de impulsarlos“, añadió.

Definir objetivos ambiciosos de generación a partir de energías renovables resulta imprescindible, pues no sólo han demostrado sus múltiples beneficios ambientales, sino que son más baratas y reducen el precio de la electricidad. Ribera recordó en este punto que el Ministerio trabaja en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima para el periodo 2021-2030, un documento que se mantenía “en blanco” por el anterior Ejecutivo.

bono social de calefacción, genera, Teresa Ribera, nueva ministra de energía y medio ambiente, tiene por delante la tarea de llevar a cabo la transición energética hacia las renovables

COMPARTIR