El Ayuntamiento de Madrid hizo público ayer el informe ‘Hoja de ruta hacia la sostenibilidad energética‘ que, elaborado en colaboración con la Fundación Renovables, define el recorrido a trazar para llegar a la autosuficiencia energética en 2030 en el parque inmobiliario municipal. Las claves pasan por lograr un suministro de energía cien por cien renovable y autosuficiente, además de alcanzar emisiones cero en esos edificios, en línea con el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático.

Además de la autosuficiencia, en la Hoja de Ruta también se contempla la variable de la eficiencia energética, lo que supondría reducir en un 50% el consumo de energía con mejores prácticas que limiten la demanda y la sustitución progresiva de combustibles fósiles.

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, y el delegado de Economía y Hacienda, Jorge García Castaño, junto al vicepresidente de la Fundación, Sergio de Otto, dieron a conocer los puntos esenciales de esa hoja de ruta que se sustenta sobre dos pilares fundamentales. Uno de ellos centrado en la reducción de los consumos mediante la rehabilitación energética y la mejora de la eficiencia de los procesos (escenario de eficiencia energética), lo que implica reducir en un 50% la demanda de energía y la sustitución progresiva del uso de combustibles fósiles por otros más eficientes.

El otro gran eje pone el acento en cubrir parte del consumo energético mediante la generación municipal de energía renovable fotovoltaica el mismo punto de consumo y el suministro eléctrico a partir de fuentes de energías renovables, generadas en emplazamientos lo más cercanos posibles al punto de consumo (escenario de autosuficiencia).
En este contexto, las inversiones del Ayuntamiento en los escenarios de eficiencia y autosuficiencia 2030 llegarían a los 23 millones de euros al año de mínimo y los 38 de máximo. Partiendo que los costes anuales de la factura energética de las instalaciones y edificios municipales son actualmente de 33 millones de euros, muy cerca de las necesidades de inversión, “se demuestra la oportunidad económica que supone el avance en autosuficiencia a largo plazo, a la vez que se hace una apuesta sostenible y responsable con el medio ambiente y la ciudadanía”, señalaron los responsables del informe.

Estudio del parque inmobiliario

El desarrollo de este proyecto abarca el análisis del conjunto del parque inmobiliario municipal y sus consumos energéticos asociados en 2016 respecto a electricidad, gas natural y gasóleo C. De los 1.600 edificios e instalaciones de los que dispone el Ayuntamiento de Madrid, se seleccionaron los 900 con mayor consumo, que suponen el 95% de la demanda de energía, llegando a un coste anual de la suma de los tres tipos de suministros de 33.691.138 euros, unos consumos de 346.324.970 kWh y de emisiones (kg CO2) de 96.326.586.

El análisis de los datos respecto al consumo por función de los edificios municipales (administrativo, cultural, deportivo, educativo, seguridad, servicios sociales y otros) indican que un 51% del consumo total fue para las instalaciones educativas (26%) y deportivas (25%). El documento también pone de manifiesto el peso de la climatización en el consumo de cada edificio, superando el 70% todas las tipologías excepto en los edificios administrativos (48%). Ello significa que se deberán priorizar la electrificación de los sistemas de climatización, al tener una mayor repercusión en el ahorro total.

El estudio también ha identificado las características de cada espacio para la implantación de energías fotovoltaicas, estudios que son utilizados para las actuaciones de instalación que se están poniendo en marcha.

Mientras en iluminación la apuesta pasa por la automatización y el cambio a LED, en climatización prima la mejora de los cerramientos, la introducción de la tecnología de las bombas de calor reversibles y las mejoras de eficiencia en equipos de calor como calefactores eléctricos. Asimismo, en agua caliente sanitaria (ACS) el documento propone potenciar la energía solar y mejorar la eficiencia en equipos obsoletos como son los calentadores eléctricos.

Relacionado:  #CasosDeÉxito; Philips - Hotel Ushuaia

Esos cambios llevarían a una reducción de la demanda de energía en un 50%, pasando los edificios del Ayuntamiento de Madrid de los 346 GWh de 2016 entre electricidad, gas natural y gasóleo C, a un consumo de electricidad de 173 GWh en 2030. La reducción en iluminación sería de un -45%, en climatización -55%, en agua caliente sanitaria -60% y en “otros” -10%, lo que significaría un -50% respecto al consumo de 2016.

Autosuficiencia energética

Además, la variable de la autosuficiencia energética en la hoja de ruta implica un compromiso claro “por el aprovechamiento del potencial de la producción de energía eléctrica con la solar fotovoltaica en las azoteas de los edificios municipales”. De hecho, se han contabilizado más de 1,2 millones de metros cuadrados de azoteas en los 900 edificios municipales evaluados, de los que 735.000 serían aprovechables para instalar sistemas de autoconsumo fotovoltaico, con una potencia instalada de 75 MWp/año y una cobertura del 61% de la demanda de electricidad prevista en 2030 que supondrían un coste hasta 2030 de 96,5 millones de euros

Para alcanzar el 100% de la demanda habría que instalar sistemas fotovoltaicos en espacios públicos, aparcamientos disuasorios y terrenos municipales y el coste total hasta 2030 implica invertir 140 millones de euros.

Adicionalmente, para planificar y ejecutar esta transformación energética en el parque inmobiliario municipal, el documento señala la necesidad de implementar un Sistema de Gestión Energética Municipal (SGE), que coordine información, recursos y planes, junto con el desarrollo de las herramientas de gestión de los diferentes parámetros energéticos y llevar a cabo una serie de actuaciones.

Para ello, en los próximos meses, el Ayuntamiento de Madrid tendrá en marcha un acuerdo marco para la monitorización de las instalaciones, la elaboración de auditorías energéticas y la elaboración de planes de actuación de eficiencia energética.

Actuaciones en marcha

El Ayuntamiento ya ha puesto en marcha medidas para mejorar el ahorro y la eficiencia energética, como lo demuestra la reducción de un 21% de la factura del consumo de electricidad desde 2014, pasando de 26.442.351 euros a los 20.861.194 euros. Y ha bajado igualmente el gasto en gasóleo C (para calefacción), señalando que en 2019 esas calderas serán ya historia en el Ayuntamiento de Madrid. Además, en los últimos tres años se han ido introduciendo medidas de fiscalidad verde, como la bonificación del 50% de la cuota íntegra del IBI a favor de las edificaciones residenciales en las que se haya instalado sistemas de aprovechamiento térmico y eléctrico de energía solar.

En cuanto a la instalación de placas fotovoltaicas en los edificios municipales, la previsión es que durante este año se inicie la instalación de 89, frente a las 5 que había en 2015. De ese conjunto previsto, 28 ya están en ejecución o concluidas; 17 irán en los nuevos edificios que se van a construir; otras 23 se articulan como Inversiones Financieramente Sostenibles por parte de varios distritos, y 21 son instalaciones contempladas por la Dirección General de Patrimonio también como IFS.

A todo ello se suma el paso dado por el Ayuntamiento para contratar energía cero emisiones CO2 y cero residuos radioactivos, y que ya está operativo desde este 1 de julio. Dividido en cuatro lotes por un importe total de 82 millones de euros, el acuerdo va a marcar un hito en la metrópoli ya que, por primera vez, las empresas que suministran la electricidad solo comercializan energía de origen cien por cien renovable, lo que garantiza que las emisiones CO2 y que la generación de residuos radioactivos sean nulas.

madrid, hoja de ruta, material eléctrico, instalador eléctrico, ielektro, autosuficiencia energética, energías renovables, energía sostenible, eficiencia energética, Madrid, material eléctrico, instaladores eléctricos, ielektro, energías renovables, ayuntamiento de Madrid, ielektro