El Gobierno de Navarra invertirá 2,87 millones de euros en el centro de salud de Lodosa, en Navarra, que se convertirá en centro pionero en España y ejemplo de construcción de alta eficiencia energética, al incorporar los criterios de construcción que además de buscar el consumo de energía casi nulo lo combina con unos costes asequibles. Así pues, será el primer centro sanitario del estado en obtener la calificación passivhaus, un estándar de eficiencia energética muy exigente que, creado en Alemania, cuenta con reconocido prestigio internacional por su sistema de verificación de que los consumos de proyecto se cumplen.

El centro estará compuesto por dos edificios en forma de “L”, con un patio central, conectados entre sí y construidos alrededor del actual centro de salud, que será finalmente demolido. Los trabajos se están desarrollando en dos fases, y han sido planificados de forma que no se tenga que interrumpir en ningún momento la actividad del centro.

Las obras han sido visitadas recientemente por el consejero de Salud, Fernando Domínguez, acompañado por el alcalde de Lodosa, Pablo Azcona; la gerente del Área de Salud de Estella, Marisa Hermoso de Mendoza, por Nancy Gonzalo, Beatriz Gaya, y Luis Sagasti, directivos del Área de Salud de Estella. Todos ellos han recibido las explicaciones oportunas sobre las características constructivas del edificio por parte de los arquitectos Sara Velázquez y Hugo Lapeña, del estudio Varquitectos; Juanjo Visus, de la ingeniería Envés, y Eduardo Reinares, de la empresa contratista, Qoda, Calidad, Organización y Vivienda sobre un modelo constructivo que, además, se adapta al clima de cada zona y es relativamente fácil de implementar.

Primer centro de salud “Passivhaus” en España

Se basa en colocar un aislamiento térmico que limite casi por completo las pérdidas, tiene carpinterías y vidrios mejorados, alta hermeticidad al aire y ventilación con recuperación de calor. Todo ello permite que las ganancias solares que en un edificio ordinario se pierden por las infiltraciones o el poco aislamiento aquí cuenten para el calentamiento, ahorrando calefacción.

En este proyecto concreto se prevé actuar sobre el factor forma del edificio, para hacerlo más compacto; se ha actuado también sobre los huecos (ventanas), reduciéndolos en el lado norte y apaisándolos en el sur, para que en invierno entre el sol y en verano se puedan proteger mediante aleros. Además, se han introducido protecciones solares regulables, pues en un edificio bien aislado y estanco hay que evitar el sobrecalentamiento. Las consultas se pueden sombrear sin perder las vistas a la cercana arboleda del Ebro.

Relacionado:  Las ferias multiplican las oportunidades de conseguir grandes objetivos comerciales en poco tiempo

Recuperadores de calor

Otra medida importante presentada por este centro de salud en Navarra es la utilización de recuperadores de calor de alta eficiencia, pasando de un valor inicial de 47% al 85%. Un recuperador de calor toma el aire frío del exterior y lo calienta gracias al calor extraído del aire interior, sin mezclar aire sucio y limpio. De este modo, en invierno en lugar de introducir aire de la calle a 0º, se precalienta de manera prácticamente gratuita hasta aproximadamente 17º, con lo que únicamente se utiliza consumo de energía para calentarlo hasta 20º. También se mejora el aislamiento térmico, con 20 cm en fachadas, 30 cm en cubiertas y 20 en soleras sobre forjado ventilado.

Asimismo, la carpintería es mixta de aluminio-madera, de altas prestaciones y vidrios triples con cámaras rellenas de argón, que consiguen la eliminación de puentes térmicos. Y se prevé conseguir un índice de hermeticidad del 0,6 renovaciones por hora, colocándose paneles fotovoltaicos para cubrir el consumo eléctrico permanente sin vertido a la red.

Con estas medidas se estima que Navarra consiga unos ahorros muy interesantes en cuanto a la demanda de calefacción, que pasará a ser de 118kWh/(m2a) a 14, y se alcanzará un mayor confort debido a la ausencia de corrientes de aire, paredes excesivamente frías o excesivo soleamiento, así como una reducción de los consumos eléctricos, gracias a la mayor eficiencia de los recuperadores, el paso de la iluminación tradicional a la tecnología LED y a la producción propia. Adicionalmente, se dispondrá de la posibilidad de conexión a la futura red municipal de calor producida con biomasa local. Además del ahorro energético, el edificio contribuirá de manera notable a la reducción de emisiones de CO2, cumpliendo con los objetivos de la Hoja de Ruta del Cambio Climático-Klina.

navarra, centro salud, eficiencia energética, instaladores eléctricos, ielektro, material eléctrico,