Aragón cuenta, desde este pasado miércoles 31 de enero, con el primer edificio de viviendas en altura en obtener la certificación Passivhaus, que le acredita de consumo de energía casi nulo. Este estándar, otorgado por el Passivhaus Institut, es el segundo que se da en España a un edificio de estas características, tras haber pasado por un exhaustivo proceso de auditoría, en este caso a cargo de VAND Arquitectura, para garantizar la calidad y el cumplimiento de los requisitos establecidos.

En el acto de entrega del certificado, celebrado en la capital aragonesa, se contó con la presencia del consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda del Gobierno de Aragón, José Luis Soro, y de la directora general de Vivienda y Rehabilitación, María Teresa Andreu, acompañados por la presidenta de la Plataforma de Edificación Passivhaus en España, Adelina Uriarte, y destacados profesionales del sector a nivel autonómico y nacional.

Edificación accesible y eficiente

En su intervención, el consejero, que se refirió al acto como de “gran valor simbólico y con una enorme carga de futuro“, subrayó “la importancia de apostar por la innovación y nuevos valores” y la necesidad de que las Administraciones y empresas y actores privadas caminen juntos para “alcanzar entre todos un objetivo común, una edificación de calidad accesible, sostenible y eficiente al servicio de las personas“.

Juan Carlos Bandrés, director general de Grupo Lobe, encargado de este proyecto, felicitó a todo el equipo por su ejecución y, al mismo tiempo, contribuir a que el Grupo “lidere en este momento el proyecto más ambicioso de iniciativa privada en el ámbito de la edificación de consumo casi nulo mediante la implementación del estándar Passivhaus“, y todo ello “con el compromiso de diseñar, construir y certificar todos nuestros proyectos inmobiliarios bajo este estándar, los cuales sumarían en torno a 1.500 viviendas a construir en los tres próximos años en las ciudades de Zaragoza, Valencia y Madrid“, adelantando que varios de estos proyectos ya se encuentran “en fase de construcción y en proceso de certificación“.

Relacionado:  iElektro estrena nuevas oficinas en Barcelona

Pablo Carranza Navarro, director de Sostenibilidad y eficiencia energética de este grupo, puntualiza que  “se ha tratado de aplicar los principios del estándar de la manera más sencilla posible en una construcción con soluciones técnicas habituales de estructura de hormigón y cerramientos de ladrillo”.  A los principios básicos del estándar “se han aplicado otros criterios generales de diseño pasivo para la localización climática de Zaragoza, entre ellos una orientación adecuada del edificio, grandes ventanales y galerías colectoras al sur, vuelos en terrazas para bloqueo solar y una fachada ventilada acabada en color blanco muy beneficiosa para el período de verano, que han contribuido a un buen resultado del balance energético del edificio”, especifica Carranza.

Asimismo, Adelina Uriarte, presidenta de la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP) en España manifestó su satisfacción con la expansión del Passivhaus por la geografía nacional, asegurando que la apuesta de la promotora y constructora aragonesa, unida a las iniciativas de rehabilitación de viviendas bajo criterios de eficiencia energética del Gobierno de Aragón, “sitúa a la comunidad aragonesa en el mapa de una manera significativa“.

También adelantó que Zaragoza será escenario, a finales del próximo mes de octubre, de la décima Conferencia Española Passivhaus, evento que congrega a cientos de expertos interesados en el estándar Passivhaus y en los Edificios de Consumo Casi Nulo.

passivhaus, Aragón, edificio residencial, ielektro, material eléctrico, instaladores eléctricos, instalador eléctrico, ielektro,