Tras 21 años de investigación y trabajo, el proyecto ITER cada día está más cerca de arrojar resultados y llevar a cabo una fusión nuclear controlada con el objetivo de producir energía eléctrica – fusión tokamak de 500MW.

ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor, en sus siglas en inglés, que se pueden traducir al español como Reactor Termonuclear Experimental Internacional) es un experimento científico a gran escala que intenta demostrar que es posible producir energía de forma comercial mediante fusión nuclear. Los participantes en el diseño conceptual de actividades del ITER eligieron esta palabra para expresar sus esperanzas comunes en que el proyecto podría conducir al desarrollo de una nueva forma de energía.

El proyecto, de gran complejidad, fue ideado en 1986, para demostrar la factibilidad científica y tecnológica de la fusión nuclear. El ITER se comenzó a construir en 2010 en Cadarache (Francia) y, según ha avanzado su organización, se ha logrado llevar a cabo ya la mitad del mismo. El coste total se calcula que ascenderá a los 24,000 millones de euros,  convirtiéndolo en el quinto proyecto más costoso de la historia, después del Programa Apolo, de la Estación Espacial Internacional, del Proyecto Manhattan y del desarrollo del sistema GPS.

En un comunicado emitido por ITER : “De acuerdo con las estrictas medidas que miden el rendimiento del proyecto, el 50% del alcance total del trabajo de construcción para el primer plasma ahora está completo”.

Relacionado:  Grupo Bosch nos trae las cinco claves para entender la nueva Directiva Europea sobre Eficiencia Energética

La organización asegura que casi el 53% de las actividades de construcción y las actividades de fabricación de componentes y sistemas necesarios para el primer plasma se han completado. “Las medidas de rendimiento utilizadas en ITER asignan un peso relativo a cada categoría de actividad dentro del proyecto”, explica la organización. “El diseño, por ejemplo, representa el 24%, la construcción y la fabricación de edificios, el 48%, el montaje y la instalación, el 20%”. En palabras de Bernard Bigt, director general de Iter, la consecución de este hito del 50% demuestra “la contribución colectiva y el compromiso de los siete miembros de Iter”.

La Unión Europea contribuye con casi la mitad del costo de su construcción, mientras que los otros seis miembros (China, India, Japón, Corea del Sur, Rusia y EEUU) contribuyen por igual el resto. Bajo un cronograma revisado establecido por la organización Iter el año pasado, se planea el primer plasma para 2025, con experimentos de fusión de deuterio y tritio para 2035.

iter, fusión nuclear, proyecto, unión europea, instaladores eléctricos, material eléctrico, energía nuclear, iter, ielektro