La respuesta, al menos según la empresa española Arkyne Technologies, es sí. Y estaban tan convencidos de poder usar nuestras plantas caseras como fuentes de energía eléctrica que iniciaron una campaña de crowdfunding – donde consiguieron seis veces lo pedido de manera inicial – para desarrollar sus Bioo Late. Las Bioo Late serían unas macetas especiales que además de ser hogar de las plantas sirvan para cargar tus dispositivos móviles.

Según explica uno de sus fundadores, Pablo Vidarte en El País, la idea es aprovechar “la materia biológica que desechan las plantas durante la fotosíntesis para obtener energía a un coste mínimo“. Además, ampliando su visión aseguran que con un centenar de metros cuadrados de lechugas podrían abastecer las necesidades eléctricas de un hogar medio. Rebajando la cifra a 15 metros cuadrados si lo que plantamos en ese espacio son árboles o arbustos.

Lejos de quedarse solo en hipótesis teóricas, la empresa andaluza ya ha presentado un primer producto, Bioo Pass Wi-fi, una maceta que te permite conectarte a internet con solo acercarte a ella; sin necesidad de claves o contraseñas. Su utilidad en lugares de gran afluencia de gente como restaurantes, hoteles o centros de congresos parece evidente.

¿Cómo aprovechan estas macetas la energía de las plantas?

El sistema es tan antiguo como la propia vida en la Tierra: la fotosíntesis, un proceso por el cual la materia inorgánica se transforma en orgánica gracias a la luz solar. Es este un proceso metabólico en el que la energía pasa de ser lumínica a química, mediante la acción de la clorofila que transforma CO2, minerales y agua en azúcares.

Relacionado:  Nuevos modelos Kentau con regulación 1-10V de serie

Un electrodo anaerobio con biomasa sólida en su interior, en la que habitarían los microorganismos junto a la unidad eléctrica y un espacio con oxígeno sería el transformador de esta maceta. La misma necesitaría agua para activarse antes de depositar la planta en la maceta/cargador.

Todo esto es lo que se deduce de sus vídeos y presentaciones, quedando aún dudas importantes que resolver hasta para los profanos en la materia. El sistema proceso tiene lagunas tan claras como las propias matemáticas: la única empresa con un producto parecido (de un precio cercano a los 1000 euros) solo promete encender pequeñas luces LED que consumen 0,3 vatios. Muy lejos de los 3,68 que necesita de media un smartphone para ser cargado.

Resultados a espera de comprobación

Pese a los premios recibidos, dinero recaudado, y publicidad captada, se echan de menos comprobaciones y demostración de resultados. Tampoco han presentado una certificación científica externa y la compañía ha pecado en ocasiones de opaca.

Su producto, de funcionar, sería revolucionario. En plena apuesta por las energías renovables, un sistema capaz de aprovechar la fotosíntesis de cualquier ser vivo para conseguir energía eléctrica se vendería solo. Por ahora, solo está en pre-venta; y sin fecha de entrega…

bioo-pass-plantas-cargar-movil