Cyril Perducat es la persona a cargo de la división de “Internet de las cosas” y servicios
digitales de Schneider Electric. Su trabajo está enfocado a desarrollar técnicas que
ayuden a los clientes a ahorrar dinero. También tiene experiencia en el desarrollo
de estrategias comerciales y formación de grupos de trabajo en contextos de
innovación y tecnología. Es de origen francés aunque ha vivido gran parte de su
vida en Asia.

iElektro: ¿Hasta qué punto cree que la inteligencia de las cosas puede afectar o modificar
nuestro comportamiento diario en los próximos cinco, siete años?

Cyril Perducat: Creo que lo más importante es el uso que le vamos a dar a la información que recibiremos gracias a la IoT, y cómo esta va a mejorar nuestra calidad de vida. Vamos a vivir en edificios y casas más sostenibles, cómodas y seguras, todo gracias a la información que recibiremos por los dispositivos y objetos inteligentes que estarán a nuestro alrededor.

¿Cuál cree que será el mayor beneficio que podremos disfrutar gracias a esta
revolución?

Hay muchos beneficios que podremos obtener de toda esta cantidad de datos que recibimos sobre cómo vivimos nuestra vida. Habrá quien quiera ignorarlos y seguir haciéndolo todo como hasta ahora, y quien quiera mejorar aspectos para mejorar aspectos de su vida, obtener hábitos más saludables, o ser más productivo y eficiente en su trabajo. Puede incluso decidir mudarme a una ciudad que se adapte más a su estilo.

¿Cuál es su mayor reserva con respecto a la inteligencia de las cosas?

Estoy más esperanzado que asustado, aunque entiendo que hay muchas dudas. Sobre todo, los clientes tienen muchos interrogantes sobre la privacidad de sus datos y probablemente muchas dudas sobre cómo van a ser utilizados. Obviamente hay un proceso educativo que llevar a cabo, y dejar claro a los clientes que nuestras intenciones son honestas; que no vamos a dar un mal uso a esos datos y que ese no es nuestro modelo de negocio. No somos una red social que necesita los datos de los usuarios para vendérselos a los anunciantes y poder vender sus productos a un público potencial.

En nuestra industria utilizamos los datos para ayudar a los usuarios, dándoles una mejor calidad de vida. Tenemos que dejar claro a la población que siempre respetaremos las leyes y regulaciones gubernamentales sobre protección de datos, y que no hay nada más valioso para nosotros que la privacidad de nuestros clientes.

Relacionado:  Entrevista a Alfonso González, Director Comercial de Electrification Products en ABB España

De hecho, la IoT también puede ayudar a hacer nuestras vidas más seguras y nuestros datos más privados. Ahora mismo no puedes saber si alguien se ha infiltrado en tu red, mientras que si tuvieras monotorizados todos tus objetos conectados a internet sí que podemos detectar si alguien está dentro en tu sistema y decírtelo.

Desde luego, creo que si la manejamos bien, los beneficios son muchos más que los riesgos.

En su blog ha hablado en numerosas ocasiones de cómo debe ser la inteligencia artificial quien aprenda a interpretar los datos ofrecidos por todos los objetos inteligentes que nos rodean, ¿no tiene ningún miedo a seguir confiando cada vez más nuestra toma de decisiones en máquinas?

Creo que tenemos que mirar la inteligencia artificial como una herramienta, no como a ese elemento de ciencia ficción que toma conciencia de sí mismo. Siguiendo el método científico podemos transformar todos estos datos en información. Como cliente hay muchas cosas sucediendo en mi sistema eléctrico y si supiera interpretar todas las señales podría no solo detectar y solucionar muchos problemas sino también mejorar los aparatos.

Sirva de ejemplo, gracias a la monotorización de un aparato muy utilizado en los hospitales, detectamos que cada vez que esta se encendía o apagaba había un pequeño fallo que podría haber acabado estropeando el mismo o, incluso, explotando. Gracias a que estábamos monotorizando sus señales, pudimos detectar este problema y arreglarlo antes de que algo de esto pasase.

¿Cómo se enfrentan las grandes compañías a la necesidad de un personal más
cualificado a la hora de desarrollar, construir y mantener los nuevos objetos
inteligentes?

Es obvio que las revoluciones tecnológicas son cada vez más rápidas, implantándose en espacios de tiempo cada vez más pequeños. Cuando miras la implantación del coche, del teléfono de internet, de Facebook, cada vez ha sido un proceso más rápido. Esto plantea retos en la formación tanto de los usuarios como de los operadores a la hora de usar esos objetos.

Estamos trabajando codo con codo con nuestros empleados y con los clientes, vivimos en una sociedad muy dinámica y queremos ayudar en el proceso de asimilación y comprensión de esta tecnología.

Cyril Perducat IOT

banner-paginas