Barry Coflan es el Vicepresidente de ventas y Director del departamento
tecnológico en Schneider Electric. Americano, oriundo de Boston.

iElektro: ¿Cuál cree que es el siguiente paso a dar en el campo de el campo de la IoT?

Barry Coflan: Creo que es el mismo paso que hay que dar en la IoT en general. Ahora mismo está aumentando el número de objetos inteligentes que tenemos y todo está yendo bien, están recopilando los datos, están subiéndolos a la nube, todo eso está yendo bien. El siguiente paso es seguir mejorando en la interpretación de esos datos y en la toma de las decisiones en función a esos datos.

Esto optimizaría también el aprendizaje de las máquinas (Inteligencia Artificial) y con ello todo nuestro sistema.

¿Comparte entonces la tesis de Cyril Perducat de que debe ser la IA quien se encargue de procesar y decidir qué hacer con todos estos datos recogidos por los objetos inteligentes?

Sí, completamente.

¿Qué cree que es más necesario para el mundo actual: edificios o ciudades
inteligentes?

Creo que ambas cosas van relacionadas, sin edificios inteligentes no es posible tener ciudades inteligentes.

Sí, pero si pudiese elegir, ¿tendría una casa convencional en una ciudad inteligente o una casa inteligente en una ciudad convencional?

Optaría por vivir en una ciudad inteligente. La humanidad tiende a acumularse en ciudades cada vez más grandes, y sigue esa tendencia con cada vez más gente mudándose de ciudades pequeñas o pueblos a la ciudad, que gente yendo de ciudades al campo u a otras más pequeñas.

Por eso creo que el foco de nuestros esfuerzos debe estar en la ciudad. También creo que la eficiencia energética, la descarbonización del mundo, es más efectiva si la llevamos a cabo en la ciudad, a gran escala en todos sus elementos, que si lo tenemos que hacer individualmente; modificando cada uno su edificio.

¿Sobre estas últimas, cuál cree que es más importante ahora: hacerlas más eficientes,más cómodas para el uso humano o más sostenibles?

Más sostenibles. Ambas cosas son compatibles y el hacerlas más sostenibles no va a hacerlas más incómodas, y viceversa, sino al contrario: una impulsa la otra. Pero si hay que localizar los esfuerzos en algo es en la sostenibilidad y la eficiencia energética.

¿Cree que las ciudades están siguiendo esta tendencia?

Sí, creo que sí. Las ciudades, y sus edificios están empezando a ser más ecofriendly, más inteligentes, eso las hace aún más atractivas para la gente. La IoT está mejorando su tráfico, sanidad…

¿Qué ciudad pondría como ejemplo en esta tendencia?

No soy experto en ciudades, sino en edificios, pero si tuviera que decir una… [Barry Coflan piensa durante un breve periodo de tiempo] diría que mi ciudad, Boston, es un buen ejemplo; está haciendo esfuerzos realmente interesantes para ser más eficiente energéticamente, más verde, trabajando junto al MIT con un pequeño equipo que se ha involucrado muchísimo con este proyecto. Aún tiene problemas, problemas grandes como el transporte. Es una ciudad antigua y son difíciles de solucionar, pero en lo referente a la energía, usar alternativas cada vez más limpias, la descarbonización, están haciendo un gran trabajo.

Relacionado:  Jung apostó en Light+Building 2018 por la tecnología y la innovación

Hay otras ciudades que están haciendo un mejor trabajo en lo que a transporte se refiere, Washington por ejemplo tiene un buen sistema de transporte público, que es puesto como modelo. Hay muchas ciudades que son buenas en uno o varios aspectos, pero todas ellas tienen sus retos.

Estoy menos familiarizado con las ciudades europeas pero sí sé que se están haciendo grandes esfuerzos en mejorar las ciudades y que hay edificios realmente interesantes.

¿Cuál es su mayor miedo, o el mayor problema al que se enfrenta la IoT?

Creo que son las normas y costumbres a la hora de construir los edificios. La manera en la que se construyen los edificios hoy en día. Por un lado se hace el sistema mecánico, por otro el de ventilación, por otro la electrificación, informática, todo deparmentado. Todo se maneja de manera independiente y por distintas empresas.

Si quieres lograr el mejor edificio inteligente posible, que sea más eficiente, más cómodo, que se ajuste mejor a las necesidades de sus ocupantes, que estén más seguros, necesitas empezar a construir los edificios entendiéndolos como un todo que está conectado, integrado.

Encuestas recientes han mostrado que un 30 % de las empresas están preocupadas ante la escasez de empleados capaces de instalar y mantener todos estos objetos inteligentes, ¿cómo afrontaría este reto?

Instruyendo a los trabajadores actuales, es lo que estamos haciendo en todo el mundo. Antes de lanzar los productos los traemos y se los enseñamos, explicamos cómo funcionan y qué hacen para que puedan acostumbrarse. Por las razones que hemos hablado antes, de no entender el edificio cómo un todo, la situación puede llegar a ser un poco caótica: con un dispositivo instalado aquí, un sistema por el otro lado…

Pero nuestro objetivo es enseñar a nuestros trabajadores cómo funcionan estos sistemas y hacerles entender el edificio como un sistema conectado entre sí.

Desde el punto de vista del trabajador, de los instaladores, empleados de mantenimiento, ¿cómo cree que se deben enfrentar a este nuevo modelo de edificio y a estos dispositivos inteligentes?

Necesitas entrenar, aprender cómo funcionan estos nuevos sistemas. Es una cosa completamente nueva y necesitas aprenderlo todo.

Se repite casi como un mantra dentro de la industria que para 2020 habrá casi 50,000 millones objetos inteligentes en el mundo, eso son muchos aparatos que necesitarán reparaciones llegado el momento. Y estamos hablando de que será en un plazo de tres años, cuando hay muchas empresas que reconocen tener problemas para encontrar empleados preparados para solucionar estos problemas.

Creo que la clave es esto que ya comenté antes sobre empezar a entenderlo todo como una unidad, como un sistema cerrado. Eso facilitaría mucho la detección de problemas y su arreglo. Pero sí, es una gran fuente de preocupación. Un gran reto.

barry-coflan-iot