La tercera edición del IoT (inteligencia de las cosas en sus siglas en inglés) Solutions World Congress llegaba a Barcelona con la intención de dejar una cosa clara: la revolución comenzó hace tres años y para 2020 estará completada. Este congreso dejaba claro eso, y que para la siguiente década seremos más productivos, eficientes y estaremos más sano. Todo gracias a la inteligencia de las cosas.

Con más de 250 conferenciantes, 240 empresas presentes y una cifra de
visitantes cercana a los 10.000, la expectación era mayúscula. Personas de 70 países distintos se congregaron durante los últimos tres días en Fira Barcelona para conocer las últimas novedades de un sector que promete revolucionar nuestras vidas e industrias antes del final de esta década.

Industrias como la energética, agrícola, urbanística, constructora, seguridad, transporte, y de la salud están entre las que más están abrazando la inteligencia de las cosas. La implantación de pequeños chips que monotoricen su funcionamiento en los objetos que nos rodean cada día aportan una cantidad ingente de datos que se convierten en información útil para mejorar no solo so funcionamiento sino nuestros propios hábitos y costumbres, como bien contó Cyril Perducat a iElektro, con el fin de gozar de una mejor salud y ser más eficientes y productivos.

Si algunas de las empresas participantes eran punta de lanza y centraban sus esfuerzos en esto último, quizás las charlas más interesantes versaron sobre el desarrollo de edificios y ciudades inteligentes. Todos ellos soñaban y están construyendo edificios y ciudades más verdes, más eficientes en el uso de la energía, y más cómodas para vivir y moverse en ellos.

Relacionado:  LEGRAND colabora con IFTTT y logra mayor interoperabilidad en el hogar conectado

Si siempre se tiende a bromear cómo cada empresa que nace ahora lo hace prometiendo cambiar el mundo o hacer de este un lugar mejor, la verdad es que los beneficios que se pueden obtener con el desarrollo de la IoT son obvios.

Por suerte para los visitantes, y tranquilidad de los más conspiranoicos, también se abordaron las preocupaciones más evidentes que desata el tener un micro-chip en casi cada objeto que te rodea – y decimos esto literalmente: pudimos ver cepillos de dientes que te avisan de que podría estar formándose una caries en tu dentadura. La privacidad de tus datos y la seguridad de las nubes donde se almacenan los mismos fueron problemas que se pusieron encima de la mesa. Todos coincidieron en asegurar que la venta de datos no es su modelo de negocio y que sus empresas están tan expuestos como cualquier ciudadano ante estos problemas.

La sensación que dejó esta tercera edición del IoT Solution World Congress es que la IoT está cada vez más presente en nuestras vidas y que si hemos acabado dejando que nuestro teléfono determine por dónde y a qué restaurante vamos, nadie debería de sorprenderse de que en unos años tu camiseta te indique a qué hora has de ir a dormir.

iot-inteligencia-cosas-solutions-world-congress-2017