Ser renovable está de moda. Una tendencia tan beneficiosa como, cada vez más, más indispensable. En España, más de 700 Ayuntamientos- gran parte de ellos son catalanes- se han sumado a la oleada de instituciones públicas que quieren ser suministrados con energía limpia.

El de Barcelona quiere crear su propia comercializadora eléctrica 100% renovable, los de Madrid, Castilla y León, Castilla La  Mancha y Extremadura contrataron hace ya tiempo suministradoras de energías limpias. Ahora, Valencia ha querido entrar en la lista.

Ayuntamientos exigirán el certificado verde

Recientemente, la comunidad Valenciana ha sacado a concurso el suministro de energía eléctrica (en baja y alta tensión) del Ayuntamiento, Fundación Deportiva y Universidad Popular. Sin embargo, esta vez se exigirá – bajo obligación contractual esencial-  que todas las ofertas incluyan “un certificado que acredite que la energía suministrada será 100% proveniente de energías renovables”. 
La cosa, sin embargo, no acaba ahí. Durante el desarrollo del contrato, que durará dos años y tendrá un valor de 63 millones de euros en este tiempo, será obligatorio presentar un certificado de la CNMC que acredite su “procedencia verde”.
“un certificado que acredite que la energía suministrada será 100% proveniente de energías renovables”
Esto no quiere decir que la suministradora únicamente venda energía limpia, sino que la que se dirija a cubrir las necesidades del Ayuntamiento sea así. Es decir, Valencia no premiará  durante la licitación que la compañía sea puramente verde, a diferencia de Madrid, donde Manuela Carmena así lo está haciendo a pesar de las críticas y acusaciones de “discriminación”.