La principal conexión ferroviaria entre Londres y Edimburgo es la East Coast Mainline (ECML). Network Rail, que es la propietaria y operadora de la infraestructura de vía, está preparándose para introducir los nuevos trenes Hitachi InterCity Express capaces de circular a 200 km/h, que se espera que entren en servicio a partir de 2018. Los nuevos trenes podrán circular indistintamente con tracción diésel o eléctrica. Sin embargo, una de las secciones cercana a Doncaster necesita tracción eléctrica adicional, tanto para la línea principal como para el nuevo depósito de última generación de Hitachi, que dará servicio al nuevo material rodante.

Para poder funcionar sólo con electricidad, estos trenes necesitarán alrededor del triple de potencia de la actualmente disponible. Una solución convencional sería construir una nueva línea de alta tensión, lo cual sería costoso y llevaría mucho tiempo. En vez de esto, ABB ha desarrollado una solución basada en un convertidor estático de frecuencia (Static Frequency Converter – SFC), que adaptará la alimentación de la red actual de distribución Northern Powergrid, con un ahorro de costes estimado en un 60% en comparación con la construcción de una nueva línea de alta tensión.

La mayoría de las aplicaciones de los SFC se destinan a interconectar redes eléctricas con diferentes frecuencias. Un ejemplo clásico es el de un buque de cruceros con una red propia de 60 hercios (Hz), que tiene que conectarse a la red del puerto en la que la frecuencia es 50 Hz.

En el caso de Doncaster ECML, el SFC no tendrá que convertir la frecuencia de la red. En vez de esto, convertirá la tensión trifásica de la red local de distribución (a 33 kilovoltios), a la tensión monofásica que necesitan los trenes (a 25 kilovoltios). ABB suministrará la solución completa SFC para Network Rail, incluyendo electrónica de potencia, transformadores, aparellaje y cableado. El contrato se firmó en el segundo trimestre de 2017.

Patrick Fragman, director de la unidad de negocio Grid Integration de la división Power Grids de ABB ha declarado: “El proyecto Doncaster ECML es un ejemplo excelente de cómo las soluciones inteligentes pueden reducir los costes de conexión en los proyectos ferroviarios. También es una muestra de cómo la innovación no siempre requiere la creación de nuevas tecnologías. En este caso, estamos utilizando tecnología SFC ampliamente probada, de una forma que podría beneficiar a muchos proyectos similares que requieran soluciones de electrificación para mejorar sus redes ferroviarias existentes”.

ABB puso en servicio una solución SFC similar para mejorar una estación de alimentación en el depósito ferroviario Wulkuraka, en Brisbane, Australia, destinada a garantizar un suministro eléctrico suficiente para la tracción, y para dar soporte a los planes de expansión de Queensland Rail en el sudeste de la región.

banner-paginas