La realidad virtual se ha colado en el sector de las renovables. Hay ya pocas personas que no conozcan las Google Glass o  las aplicaciones  y videojuegos de realidad aumentada. Esta tecnología ahora tiene una aplicación más, y es el de servir como herramienta de aprendizaje en la industria de las energías verdes.

Ha sido concretamente en Escocia donde el laboratorio Fife College Immersive Hybrid Reality ha decidido utilizar la realidad virtual para enseñar a los futuros ingenieros y técnicos a actuar delante de un aerogenerador de energía eólica marina.

Realidad y ficción

Concretamente, en este nuevo uso, se simula la parte superior de un molino marino de unos 7 megavatios. De esta manera, los estudiantes pueden inspeccionar la maquinaria, detectar los fallos y observar cómo son las turbinas por dentro. Todo sin moverse de una aula.

Para conseguir meterse dentro del aparato productor de energía renovable utilizan unas gafas especiales que les permiten estar dentro y fuera de la realidad. Es decir, aunque ven el aerogenerador, también pueden ver sus manos y sus pies, y utilizan herramientas y manuales físicos. La recreación es tan palpable que van incluidos efectos de audio como el ruido del viento, la lluvia o la nieve.

Diversos profesionales del sector dicen que con esta tecnología se mejorará en la reducción de costes de las turbinas eólicas. Pero no van a ser las única. También la energía nuclear o el sector de petróleo y gas pueden aprovecharse de las oportunidades de lo que la realidad virtual puede ofrecer.

COMPARTIR