La demanda en los primeros 16 días de julio tiene una proyección de crecimiento de un 8,5% respecto al año pasado, debido a las altas temperaturas.

Sin embargo, el precio de la luz en el pool está por debajo de la previsión inicial. En los 18 primeros días del mes se sitúa en 48,56 €/MWh, un 3,2% más barata que en junio. Aunque continúa un 20% más cara que hace un año, por primera vez en diez meses, se reduce la media de los últimos 5 años, en este caso un -2,8%.

Precios medios de casación por tecnología (acumulado a 18 de julio)

Precios medios de casación por tecnología (acumulado a 18 de julio). Fuente: REE.
Fuente: REE

La explicación de esta contracción del precio está en la fortaleza que han adquirido el carbón y el gas en el mix energético. Los ciclos combinados están elevando su producción un 25% por encima del mes pasado y un 68% en relación a hace un año. Su precio de casación se ha reducido un 5% con respecto a junio. Está presión ha obligado al resto de tecnologías a reducir sus precios de oferta, salvo al carbón, que a 45 €/MWh sigue siendo la más barata. La eólica y el resto de las tecnologías del antiguo régimen han ofertado a 47,6 €/MWh y la hidráulica a 51,5 €/MWh.

Relacionado:  General Cable lanza una microsite para la gama de productos OGP

La energía nuclear, que este mes está registrando menos incidencias, suma un 20,2% del mix. La siguen el carbón (19,2%) y el gas (17,5%), tecnologías que habitualmente tienen un papel más de respaldo pero que en los últimos tiempos están resultando muy competitivas por la escasez hidroeléctrica. Las reservas hidráulicas siguen bajando, se sitúan en un 66% respecto al año pasado y un 70% de la media de los últimos 5 años.

Mix de generación en julio (acumulado a 18 de julio)

 

Mix de generación en julio (acumulado a 18 de julio)
Fuente: REE

 

Materias primas estables

El precio del barril de Brent se recupera y se sitúa en el entorno de los 49 $/barril. También registran tendencia alcista, pero muy moderada, las cotizaciones de Gas (Spot TTF) y Carbón (API2) en sus respectivos mercados de materias primas. Esta estabilidad, si se mantiene, es buena noticia, ya que todo hace esperar que continúen igual las condiciones climatológicas de sequía (reservas hídricas) y altas temperaturas (aumento de la demanda).

Fuente: Grupo ASE