Los hogares más vulnerables no tendrán que asumir la tasa del pago del alcantarillado y obtendrán el Boletín de Reconocimiento de Instalaciones Eléctricas (BRIE) de forma gratuita.

Las dos medidas pretenden dignificar a las familias con menos recursos y van más allá del marco legal, ya que incluyen el alcantarillado y los residuos como suministros básicos.

La primera de las nuevas medidas presentadas para combatir la pobreza energética es la exención a las familias en situación de exclusión residencial del pago de la tasa de alcantarillado, incluida en la factura del agua. El concejal de Agua y Energía, Eloi Badia, ha recordado que la medida no es solo una bonificación. “También las deudas serán liquidadas”, ha anunciado. Con la aplicación de esta medida, Barcelona sería la primera ciudad catalana en integrar el alcantarillado y los residuos en los servicios que prevé la Ley 24/2015 para afrontar la emergencia en el ámbito de la vivienda y la pobreza energética: agua, luz y gas. “Entendemos los suministros domésticos como un todo integral que garantiza el derecho a la vivienda”, ha recordado Badia.

La otra medida facilita la obtención del Boletín de Reconocimiento de Instalaciones Eléctricas (BRIE), el documento obligatorio para dar de alta al servicio de luz y que acredita la seguridad de la instalación eléctrica. Cada vez que un hogar en riesgo de exclusión necesite el documento, la Agencia de Energía de Barcelona contratará a un técnico autorizado del Gremio de Instaladores para expedirlo sin coste para la familia. El BRIE tiene una vigencia de 25 años y es obligatorio tenerlo actualizado cuando se contrata un nuevo suministro, circunstancia habitual después de un corte o una baja del servicio.

Relacionado:  La cinta eléctrica Scotch® cumple 70 años
Ajuntament de Barcelona

Campaña de verano en los puntos de asesoramiento energético

La pobreza energética no es un problema exclusivo del invierno.Por ello, se ha iniciado una campaña de verano para recordar que seis de los diez puntos de asesoramiento energético siguen abiertos durante las semanas de más calor. Los dos ejes que se quieren destacar durante el verano son el acceso al agua potable y el mantenimiento de la temperatura adecuada en el hogar.“Aprovecharemos el verano para tener más presencia en la calle, hacer campañas y salir de los lugares estáticos”, ha anunciado la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, Laia Ortiz. Así, se distribuirán 75.000 folletos informativos en diferentes equipamientos municipales y se fijarán 250 carteles.

Los diez puntos de asesoramiento energético que hay en Barcelona empezaron a funcionar a finales de enero. Desde entonces han atendido un total de 4.626 hogares. Incluida la atención ofrecida a través de los servicios sociales, los servicios de asesoramiento energético han llegado a 7.476 hogares. En 658 casos se requirió na intervención urgente y directa en el hogar. El 75 % de las personas atendidas en los puntos de asesoramiento energético no eran usuarias de los servicios sociales.

Ajuntament de Barcelona
banner-paginas