El inicio del verano ha coincidido con el inicio de una nueva etapa para las renovables estadounidenses. Hace una semana, la electricidad procedente de fuentes limpias superaba a la energía nuclear en los meses de marzo y abril. Esta ha sido la primera vez en más de tres décadas que Estados Unidos registra estos niveles; y es que más del 60% de la energía total ha venido de las renovables.

Desde 1984 la producción de electricidad generada por fuentes renovables no superaba a la nuclear. Hasta ahora, que se ha dado un  sorprendente crecimiento  cuya explicación nada tiene que ver con las políticas anti-renovables del nuevo presidente Donald Trump. Por el contrario, el aumento se debe a dos factores. Por un lado, a la creación de las decenas de nuevas turbinas eólicas y granjas solares; y al factor climático, ya que las fuertes nevadas y lluvias en los estados occidentales durante el pasado invierno hicieron aumentar la energía hidroeléctrica.

Fuente: El periódico, central de Valencia

La gran parte de la energía renovable (60%) provino sobre todo de fuentes eólicas y solares. ¿Qué les ha pasado a las nucleares?  Lo cierto es que en las últimas décadas se ha ralentizado mucho el ritmo de construcción de nuevos reactores debido al exacerbado aumento de los costes y a la oposición de la población. Así que las centrales nucleares que funcionan actualmente son las que se crearon entre 1970 y 1990. 

Pero…

No es oro todo lo que reluce. A pesar de que las renovables han alcanzado un logro histórico en Estados Unidos,  la producción de las plantas nucleares acabará superando a las renovables en el cómputo anual.

Esto se debe a las variaciones estacionales, ya que en verano hay escasez de agua. De la misma manera,  el hecho de que haya poca energía nuclear en marzo y abril se debe a que las centrales suelen sufrir procesos de mantenimiento durante esos meses.

«la producción de las plantas nucleares acabará superando a las renovables en el cómputo anual»

Por este motivo, aunque las engrías renovables están tomando carrerilla, todavía queda mucho por hacer. De hecho, en Estados Unidos casi dos tercios de la electricidad provienen de combustibles fósiles, sobre todo gas natural y carbón.

COMPARTIR